ChemaTierra
Hayabusa 2

La nave japonesa Hayabusa 2 aterriza exitosamente sobre el asteroide Ryugu

22-02-2019

Y le dispara una bala...

Aquí el por qué

Por: Deyanira Almazán

 

Este 21 de febrero a las 5 pm CST (22 de febrero 8 am en Japón) la sonda Hayabusa 2, de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), aterrizó exitosamente sobre el asteroide Ryugu. El objetivo de la misión es recolectar muestras del asteroide y traerlas a la Tierra para su estudio.

Desde el año pasado, Hayabusa 2 ha estado estudiando el asteroide Ryugu; examinó la superficie del objeto y desplegó tres rovers en su terreno rocoso para asegurarse que el aterrizaje de la sonda fuera exitoso. Este 21 de febrero, la JAXA transmitió en vivo mientras la sonda conseguía esta histórica hazaña, y anunció que Hayabusa 2 no solo había aterrizado con éxito sobre el asteroide, sino que también había logrado lanzar un pequeño proyectil de 5 gramos para recolectar las muestras de este cuerpo celeste.

Aunque aún no está claro si los escombros fueron recolectados, la nave lleva múltiples proyectiles, por lo que puede realizar más de un intento. En marzo o abril, se espera que Hayabusa2 envíe un paquete explosivo llamado SCI (Small Carry-on Impactor) a la superficie de Ryugu para hacer un cráter artificial. Hayabusa2 podría recolectar otra muestra del material expuesto en el cráter.

Una segunda oportunidad

Hayabusa 2, del tamaño de un refrigerador, salió de la Tierra en diciembre de 2014. Tardó 3 años y medio en llegar a su objetivo y desde su despuegue recorrió 3,200 millones de kilómetros antes de hacer contacto con el asteroide.

Esta es la segunda oportunidad de la agencia japonesa para recuperar fragmentos de un cuerpo de este tipo, después de que en 2010, su predecesora, Hayabusa, no lograra recolectar muestras suficientes del asteroide Itokawa. Si todo sale de acuerdo a los planes, para 2020 tendremos el paquete con fragmentos de Ryugu que traerá Hayabusa 2.  

¿Por qué tanto interés en los asteroides?

Los asteroides son fragmentos y restos de un disco de gas y polvo que se formó alrededor del sol durante los primeros días del sistema solar. Estos restos nunca alcanzaron a formar o adherirse a algún planeta, por lo que quedaron vagando en solitario. Los asteroides contienen algunos compuestos originales que ayudan a determinar cómo era el sistema solar primitivo hace 4,500 millones de años, y los científicos esperan que puedan también dar alguna pista sobre el origen de la vida en nuestro planeta.

Esto fue lo que motivó a JAXA a estudiar a Ryugu, un cuerpo a 280 millones de kilómetros de la Tierra, en forma de trompo y con tan solo 900 metros de diámetro. Es un asteroide tipo C o carbonoso, que significa que es rico en materia orgánica y que posiblemente eso incluya aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas. 

Pero antes de sacar cualquier conclusión, es importante decir que estas moléculas no siempre están asociadas con la vida pues pueden formarse a partir de reacciones químicas en el espacio. Pero también existe la posibilidad de que hayan sido los asteroides como Ryugu, los culpables de la vida en nuestro planeta, al haber sembrado materia orgánica en él.

No podemos esperar para que Hayabusa 2 regrese a casa y nos cuente más sobre este enigmático cuerpo. Sin duda nos esperan muchas sorpresas.

También te puede interesar: