ChemaTierra
Esta imagen del asteroide Bennu se creó con ocho imágenes obtenidas por la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA el 29 de octubre de 2018, desde una distancia de aproximadamente 330 km. NASA / Goddard / Universidad de Arizona.

OSIRIS-REx llega al asteroide Bennu este 3 de diciembre

03-12-2018

Después de un viaje de 1,900 millones de kilómetros

Por: Antonio Medina

 

Hace algunos meses vivimos el momento en que la Agencia Espacial de Japón, la JAXA, logró hacer aterrizar dos vehículos rover en el asteroide Ryugu, los cuales lograron enviar imágenes bastante nítidas de este peculiar asteroide que pertenece a un grupo de cuerpos celestes primitivos.

Pues la NASA no quiso quedarse atrás y después de más de dos años de viaje, la nave OSIRIS-REx, llegó su destino, el asteroide Bennu.

OSIRIS-REx fue lanzado en septiembre de 2016, y después de dos años, por fin llegó a Bennu. A mediados de noviembre, la nave avistó por primera vez su meta; un cuerpo de casi 500 metros de diámetro, a 1,800 millones de kilómetros de nuestro planeta. Este lunes 3 de diciembre, a las 17:00 UTC aprox (11:00 am hora del centro de México) se llevó a cabo el encuentro. Si te lo perdiste, la NASA transmitió en vivo este histórico momento y puedes verlo en su canal. 

OSIRIS-REx se encuentra lo suficientemente cerca de Bennu para estudiarlo de cerca. El equipo encargado de la misión pasará algunos meses aprendiendo todo lo posible acerca del tamaño, la forma y la superficie del asteroide. Mediante sus instrumentos se espera obtener especificaciones del cuerpo, conocer si tiene algunos satélites naturales y preparar todo para la parte final de la misión, que es posar el vehículo sobre la superficie de Bennu, recolectar algunas muestras y traerlas de vuelta a la Tierra para su estudio. Es la primera misión de la NASA en visitar un asteroide cercano a la Tierra.

Hasta 2020, OSIRIS-REx oribtará todas las zonas del asteroide a distancias que varían entre los 19 y los 17 kilómetros. La poca fuerza de gravedad de Bennu representará todo un desafío para los científicos que comandan la misión, pues Bennu será el cuerpo más joven que una nave creada por el ser humano haya orbitado. Durante este período, se espera obtener al menos dos posibles sitios para la recolección de la muestra.

Se planea que, para julio del 2020, las muestras sean recolectadas por medio de un brazo mecánico de nombre TAGSAM y que la nave aproveche el giro natural del asteroide para asegurarse de que la recolección de muestra sea exitosa. El camino de regreso a nuestro planeta está agendado para marzo de 2021, pero no será hasta septiembre de 2023, cuando estas muestras lleguen a la Tierra.

Las muestras, y en general toda la misión, serán utilizadas para el estudio de su composición y para entender mejor los asteroides y el crecimiento y evolución de nuestro sistema planetario; además puede dar pistas interesantes sobre el surgimiento de la vida en nuestro planeta.

La misión de siete años y de $ 800 millones de dólares también está destinada a ayudar a evaluar la viabilidad de la minería de asteroides y ayudar a los científicos a encontrar formas de evitar que los asteroides grandes choquen con la Tierra.

Bennu, que es uno de los 700,000 asteroides conocidos en el sistema solar, se caracteriza por ser potencialmente peligroso, porque existe la posibilidad de que choque con la Tierra a finales del siglo XXII. Esperemos que para entonces ya lo hayamos conocido bastante.

También te puede interesar: