ChemaTierra
El ojo del huracán José sobre el Océano Atlántico, capturado por el satélite Sentinel-2A el 9 de septiembre.

Septiembre, el mes más activo en huracanes del Atlántico.

03-10-2017

Terminó septiembre, pero quedará en la memoria y en los libros de historia por un largo tiempo.

Por: Alejandra Almed

Septiembre de 2017 fue el mes con los huracanes más fuertes registrado en la historia. No hace falta recordar que Harvey, Irma, José, Katia y María, fueron algunos de los huracanes más fuertes y más catastróficos jamás registrados en el Atlántico; todos ellos ocurrieron en un periodo de tan solo 30 días y provocaron diluvios, inundaciones, una migración masiva y crisis humanitaria en algunas islas como Puerto Rico.

En realidad no ha existido un precedente, por lo menos en la memoria del ser humano, donde se hayan registrado tantos huracanes de tal magnitud en tan poco tiempo. Los registros de huracanes se remontan a un siglo.

TrioDeHuracanes.jpg

Antes del Servicio Meteorológico Nacional de E.U.A, el encargado de rastrear los huracanes en el Atlántico era el Servicio de Señales de Estados Unidos, el cual comenzó actividades en 1878. Es por esto que se puede decir que el mes de septiembre de 2017 ha sido el mes más poderoso en cuánto a huracanes en más de un siglo (139 años).

Gabriel Vecchi, profesor de Geociencia en la Universidad de Princeton y modelador de la formación de clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), dijo que estos parámetros varían mucho y en realidad son un tanto problemáticos debido a que ahora es mucho más preciso y acertado medir la energía acumulada de un huracán que hace 100, 50 o inclusive 20 años.

En una entrevista, Vecchi, también aclaró que antes de que los huracanes se pudieran observar y estudiar vía satélite, eran rastreados por barcos, por lo que se estima que en el registro de huracanes pre-satélites pueden estar faltando varias tormentas por año. Sin embargo, esto no desacredita el claro aumento en cuanto a la actividad de los huracanes desde 1980. "Creo que es incuestionable que en los últimos 30 años, la actividad de huracanes en el Atlántico ha aumentado. No creo que haya razón para dudar de eso ".

Hoy en día existen mejores tecnologías y estudios más precisos para monitorear y medir la intensidad de un ciclón tropical. La energía acumulada de los ciclones requiere que los meteorólogos observen correctamente los vientos máximos de un huracán todos los días.

La Energía Ciclónica Acumulada (ACE, por sus siglas en inglés) es el parámetro utilizado para calcular la fuerza de una tormenta o un huracán durante su ciclo de vida. Esta cifra se calcula tomando en cuenta la velocidad máxima del viento de cada huracán cada 6 horas y luego suman los cuadrados de esas cifras y se divide entre 10,000 para lograr una cifra más fácil.

Es importante recordar que estos valores no tienen nada que ver con los daños que puede llegar a causar cada fenómeno, pero sí es buen indicativo del potencial destructivo de un fenómeno tropical.

Los huracanes más intensos como Harvey o Irma tienen un índice ACE alto, mientras que las tormentas tropicales como Katia tienen valores más bajos. El ACE de un mes es la suma del índice de cada tormenta; se toma en cuenta el número, fuerza y duración de todas las tormentas tropicales y huracanes en el mes.

Para el 30 de Septiembre el ACE registrado era de 175, superando cualquier ACE registrado anteriormente hasta este día, incluyendo al de septiembre de 2004 que fue de 155.01.


En su cuenta de Twitter, el experto en meteorología tropical del estado de Colorado, el Dr. Phil Klotzbach, aseguró que el pasado mes de septiembre rompió records en cuanto a ACE con 40.25 días de huracanes y 18 días de mayor actividad , sumando en total 175 ACE. Para hacer una comparación, en el año 2005, año que también se batieron récords en la cantidad de huracanes registrados en el Atlántico, el mes de septiembre de igual manera fue el mes más activo de esa temporada pero registró un ACE de 68.205, es decir, ni la mitad del ACE de septiembre 2017.

Así mismo, el récord de días de huracanes lo tenia el año de 1926 con un total de 34.5 días de huracanes. El día de huracanes, Klotzbach lo define como “una medida de la actividad de huracanes, una unidad de cuatro períodos de 6 horas durante los cuales un ciclón tropical se observa o se estima tener vientos de la fuerza de un huracán.”

El mes pasado registró por lo menos 5 huracanes considerados huracanes mayores, en los que se encuentran Irma, José, Katia, Lee y María. Dos de los cuales fueron de categoría 5, con vientos mayores a 250 km/hr. Todos los anteriores, excepto Katia, fueron huracanes de larga duración y junto con Lee, fueron los dos únicos que no alcanzaron categoría 4 y 5 en sus picos de intensidad.

Aunque el 2005 sigue siendo el año con el mayor número de huracanes en el Atlántico, la temporada 2017 ya ha alcanzado el mismo número de huracanes mayores (considerados a partir de categoría 3).  Mientras tanto, septiembre ya ha batido el récord de ACE registrado para ese mes. Los huracanes normalmente dejan de formarse -o se considera el fin de la temporada- hasta finales de noviembre.

Según el Centro Nacional de Huracanes una temporada común de huracanes tiende a desarrollar 3 tormentas nombradas, dos huracanes y un huracán mayor antes de que termine la temporada.

Según las predicciones para el próximo otoño, los últimos dos meses de la temporada experimentarán un número más alto de lo normal en cuanto a ciclones tropicales. Durante la última década los récords de los huracanes han cambiado drásticamente y en parte, para muchos científicos, se debe al incremento desmesurado del calentamiento global. 

También te puede interesar: