ChemaTierra

¿Ayudaron los volcanes a la desaparición de los dinosaurios?

23-02-2019

¿Qué mató a los dinosaurios? ¿volcanes o un asteroide? ¿O ambos?

Por: Luis Moctezuma

 

Los dinosaurios son seres que no dejan de activar nuestra imaginación. La historia de cómo desaparecieron de la Tierra tiene aún muchos huecos, y un par de investigaciones publicadas recientemente en la revista Science colocan nuevas piezas en el rompecabezas. La actividad volcánica tuvo una influencia importante casi al mismo tiempo que el impacto de del meteorito de Chicxulub.

Diferentes formas de cambiar el clima

Una serie de erupciones volcánicas al final del Cretácico son el objeto de estudio de dos investigaciones publicadas simultáneamente en la revista científica Science. Una provino de la Universidad de Berkeley en California y la otra de Princeton en Nueva Jersey. El primer equipo de investigadores analizó los flujos de lava y el segundo se dedicó a los zirconios. En ambos casos los resultados son similares: una serie de erupciones volcánicas ocurrió casi al mismo tiempo que el meteorito de Chicxulub se impactaba con la Tierra.

Los resultados revelan una situación que no se había considerado. Se tenía conocimiento de una serie de erupciones volcánicas que coincidieron en el tiempo con el impacto grabado en la Península de Yucatán. Lo que estas nuevas investigaciones revelan es que ocurrieron de una forma distinta a la que se había contemplado.

Anteriormente se creía que el 80% de las erupciones habían ocurrido antes de la caída del meteorito. De ser así, los gases emitidos por los volcanes habrían cubierto el planeta en los últimos 400 mil años del Cretácico. Esto habría elevado la temperatura 8 grados centígrados. En todo ese tiempo los dinosaurios y demás habitantes de la Tierra en ese entonces se habrían adaptado al calor.

Posteriormente, cuando cayó el meteorito la atmósfera se cubriría de polvo, lo que llevaría a una baja en las temperaturas. Con este golpe las especies poco resistentes al calor habrían desaparecido. Esta explicación es coherente con la abundancia de mamíferos peludos y preparados para climas fríos después de la extinción masiva. Sin embargo, los resultados de las investigaciones aparecidas el 22 de febrero de este año en Science dicen algo distinto.

Las Escaleras de Lava del Deccan en la India fueron la clave para una nueva versión de la historia. Después de estudiarlas se concluyó que tres cuartas partes de las erupciones de ese período de actividad volcánica ocurrieron después del impacto del meteorito. Esto obliga a reformular la serie de eventos. Si las erupciones fueron después entonces los habitantes de la Tierra no se habían adaptado al calor para después morir de frío.

2 kilómetros cubiertos de lava

Las Escaleras de Lava del Deccan son el resultado de inundaciones de lava, específicamente del periodo que le interesaba a los investigadores. Las erupciones que las formaron tuvieron un alcance de hasta 500 kilómetros y en algunas partes alcanzan los 2 kilómetros de grosor. El análisis de la edad de estos residuos de la catástrofe cretácica dió un resultado de entre 50 mil y 30 mil años después del impacto de Chicxulub.

El impacto del meteorito pudo alterar la superficie terrestre y provocar la serie de erupciones. Los volcanes pueden estar activos y sin llegar a erupción. Una prueba de ello es Don Goyo, el vecino de la Ciudad de México, también conocido como Popocatépetl. Durante esa actividad se liberan gases que tienen efecto en la atmósfera que influirán en las condiciones climáticas. Aparentemente en la India ya había una fuerte actividad volcánica y un impacto en el otro lado del mundo desató la serie de erupciones.

Ahora hay que reorganizar la historia de la extinción masiva. Posiblemente los gases que se estaban liberando desde las capas internas de la Tierra modificaron el entorno de los dinosaurios. Así como los vecinos de Don Goyo han tenido que adaptarse a vivir con las emisiones de gases del volcán, los dinosaurios debieron notar los cambios; sin embargo, fueron distintos a los que nos imaginábamos previamente. A veces sólo se necesita una sacudida para que llegue una catástrofe mayor y un meteorito al otro lado del mundo sería un buen pretexto.

 

También te puede interesar: