NASA

Descubren cráter debajo del hielo en Groenlandia

16-11-2018

El primer cráter localizado bajo una capa de hielo continental.

Por: Luis Moctezuma


Los meteoritos pueden cambiar drásticamente la historia de nuestro planeta. Una muestra de ello es el cráter de Chicxulub en la Península de Yucatán que nos ayuda a comprender la extinción de los dinosaurios. Este 14 de noviembre se publicó en la revista científica Science Advances los resultados de un par de expediciones realizadas entre 2016 y 2017 que muestran la existencia de un cráter bajo el hielo del polo norte.

Se trata de un cráter de gran tamaño. Si se compara su tamaño con el de construcciones humanas podría fácilmente ocupar el área de la ciudad de Washington, Estados Unidos o París, Francia. Hay muchos detalles que se desconocen sobre el objeto que causó el impacto, por ejemplo, la época en que cayó sobre nuestro planeta.

Un gran agujero bajo el hielo

El cráter fue localizado en el noroeste de Groenlandia. Tiene un diámetro de 31 kilómetros y 320 metros de profundidad. Se trata del primer cráter localizado bajo una capa de hielo continental. Se descubrió en 2015 y tras dos expediciones posteriores fue posible documentar su hallazgo para hacerlo público. Ahora se considera uno de los 25 cráteres más grandes conocidos en nuestro planeta.

Se cree que fue el resultado de la colisión de un asteroide fraccionado de más de un kilómetro de diámetro. El objeto estaba formado principalmente por hierro, esto según los resultados del análisis geoquímico que se hizo sobre los sedimentos. Las capas de hielo serán una pieza clave para definir una fecha para su caída, por ahora este dato se desconoce y sólo se tienen algunas hipótesis.

Se descarta que el meteorito haya caído antes del inicio del Pleistoceno, en el periodo Cuaternario. El cráter se encuentra en muy buen estado. Para los investigadores esto es un indicio de que lleva poco tiempo ahí, ya que el hielo actúa como un agente corrosivo y tiene la capacidad de borrar los rastros de una colisión de este tipo. Las consecuencias de este impacto debieron afectar significativamente la vida del hemisferio norte.

La figura que forma el cráter es visible desde las alturas. Su descubrimiento hace 3 años fue gracias a un mapa topográfico que se hizo mediante el uso de técnicas de radar. Los investigadores que participaron notaron fácilmente la forma del cráter aunque también afirman haber estado conscientes de lo difícil que sería su análisis bajo el hielo. Kurt H. Kjær del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, y 20 colaboradores más fueron los encargados de examinarlo para realizar el artículo publicado por Science Advances.

El cráter está sepultado un kilómetro debajo del hielo del glaciar Hiawatha. Para confirmar la figura que aparecía en el mapa de 2015 se usó un avión del Instituto Alfred Wegener para la Investigación Polar. Este sobrevoló el área del glaciar con un radar de precisión.

Después de la inspección con radar se realizaron las expediciones. En ellas se recogieron muestras de sedimentos. En el área había arenas de cuarzo deformadas, evidencia de un impacto violento. También se recolectaron algunos minerales que indican la presencia de un meteorito de hierro como níquel, cobalto, cromo y oro.

Sólo falta definir la edad del cráter. El rango que se considera va de los 3 millones de años a los 12 mil, lo que coincidiría con el final de la última Era de Hielo. Queda mucho por conocer de este cráter sepultado bajo el hielo. Para imaginarlo mejor, se trata de un cráter con diámetro 5 veces menor que el de Chicxulub y mucho más joven, según las estimaciones actuales tiene entre 21 y 5,416 veces menos edad que aquel objeto que llegó a la Península de Yucatán y terminó con el reinado de los dinosaurios.

También te puede interesar: