ChemaTierra
JAMES THEW/ISTOCKPHOTO

Encuentran evidencia de un impacto cósmico en Chile hace 12,800 años

15-03-2019

Evidencia de impacto en cuatro continentes...

Por: Luis Moctezuma

Cuando terminaba el Pleistoceno la Tierra vivió cambios drásticos que llevaron a la desaparición de muchas formas de vida. Solemos recordar la glaciación, las poblaciones humanas sobreviviendo al frío extremo y todo aquello que el cine ha dejado en nuestra imaginación. Un artículo publicado recientemente en la revista Scientific Reports retoma una hipótesis que plantea a un asteroide/cometa golpeando con sus fragmentos distintos puntos del planeta; las últimas evidencias vienen del hemisferio sur.

Un planeta con extremos climáticos

La hipótesis en cuestión se conoce como Younger Dryas (YD), o Joven Dryas. Ella considera un impacto que afectó a los continentes del norte del planeta. Las evidencias se conocían hasta ahora en Asia, Estados Unidos y Europa del Norte. Los sedimentos conocidos se encuentran dispersos por el planeta. Las consecuencias que se consideran para este evento son cambios en las corrientes oceánicas y alteraciones climáticas extremas.

Un equipo de investigadores, dirigido por Mario Pino del Instituto de Ciencias de la Tierra, en la Universidad Austral de Chile, amplía el área de influencia de esta colisión. En el sitio arqueológico conocido como Pilauco Bajo, en Chile, se han encontrado evidencias de este meteorito que habría alterado el clima, no sólo en el hemisferio norte, sino en todo el planeta. En esta zona cercana a la Patagonia se encontró una capa de “estera negra” de 12,800 años de edad.

Impacto_Chile.jpg
Scientific Reports

 

Al igual que en el hemisferio norte este periodo da muestras de una desaparición significativa de la fauna. A diferencia de lo que ocurría en los otros continentes donde se tiene registrados sedimentos del hipotético impacto de fragmentos de meteorito, aquí los cambios en el clima no bajaron la temperatura sino que la elevaron muy por encima de lo esperado. Mientras el hemisferio norte se congelaba, el sur ardía.

Entre los sedimentos analizados se encuentran esférulas microscópicas. La interpretación que se da para la presencia de estos cuerpos es que son el resultado de la fusión que provocó el impacto y sus altas temperaturas. En la misma capa aparecen esferas con grandes concentraciones de platino, oro y hierro nativo, el cual es muy difícil de encontrar en la naturaleza.

Ya otros estudios realizados anteriormente evidenciaban una “interrupción ambiental” en aquella época. Esto ocurrió alrededor de los 40 grados al sur, región donde se encuentra la Patagonia. Este fenómeno incluyó quema de grandes cantidades de biomasa; las evidencias para esta afirmación son presencia de micro-carbón y muestras de polen quemado que se tomaron de la capa del impacto.

La época en que el hemisferio sur sufría estos incendios coincide con la evidencia del Joven Dryas en los continentes del norte. James P. Kennett, de la Universidad de California, quien también participó en la investigación agrega que: “Las colecciones de plantas indican que hubo un cambio abrupto y un gran cambio en la vegetación, de las condiciones húmedas y frías en Pilauco a condiciones calientes y secas”. La temperatura del planeta se fue a los extremos en aquella época en ambos lados del ecuador.

Ahora, esta hipótesis sobre el impacto que tocó a diferentes partes del planeta retoma fuerza. Los sedimentos geológicos del hemisferio sur nos dicen que algo ocurrió hace 12,800 y fue muy grande. La extinción masiva de grandes seres vivos bien pudo tener como causa el impacto de varios fragmentos de un meteorito. Tenemos una nueva pieza en el rompecabezas, así como una nueva imagen de nuestro planeta ante los cambios extremos en el clima.

 

También te puede interesar: