ChemaTierra
Contaminación en la Ciudad de México. Foto: EFE

Todo sobre la contingencia ambiental que sufre México

16-05-2019

La lluvia no ayudó...

Por: Deyanira Almazán

 

Esta mañana, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) informó que continúa la Contingencia Ambiental Atmosférica Extraordinaria, debido a que prevalecen los niveles de contaminación causados por los incendios que afectan la región centro y sur del país. 

Para ser más claros, hay dos preocupaciones en este momento: las famosas partículas PM2.5 y el ozono, así que vayamos por partes.

Partículas PM2.5

El calor está a todo lo que da y a medida que varios puntos del país sufren lamentables incendios forestales, el humo se extiende afectando la salud de muchas personas.

La mayoría de esos problemas de salud ocurren porque el humo de los incendios forestales contiene partículas llamadas "PM2.5", lo que significa que el material particulado tiene un tamaño inferior a 2.5 micrómetros. (En comparación, el cabello humano promedio tiene un diámetro de 70 micrómetros).

El humo de los incendios forestales suele ser una mezcla de gases y partículas de la quema de árboles y otros materiales vegetales. Pero si un incendio involucra otros materiales, como los que se encuentran en una casa, se pueden liberar gases y vapores tóxicos. Estos compuestos pueden permanecer en la superficie de las partículas y transportarse a los pulmones. Dichos compuestos pueden ser muy dañinos y pueden lesionar los pulmones, causando daño celular y acumulación de líquido en las áreas alrededor de los tejidos pulmonares.

Cabe resaltar que las partículas PM2.5 no son generadas por la combustión de la gasolina, es decir, que en una ciudad tan densamente poblada como la CDMX y áreas circundantes, además del humo de los incendios también tenemos que preocuparnos por los contaminantes que directamente generamos los seres humanos.

Ozono

Primero que nada hay que entender qué es el ozono, y qué efectos tiene sobre el aire. El ozono es una molécula de tres átomos de oxigeno unidos. Esta molécula es inestable y es altamente reactiva, es un agente desodorante y de blanqueo para el aire y el agua. Existen dos tipos de ozono. El primero es llamado ozono bueno, ya que se encuentra de forma natural y en concentraciones pequeñas en la estratosfera, capa de la atmosfera superior de la Tierra. Esta capa de ozono protege a la Tierra de las radiaciones solares (luz ultravioleta que es sumamente peligrosa.)

Por el otro lado, el segundo ozono es considerado malo y es producto de las actividades del hombre. Este se encuentra en la capa troposférica, una capa inferior de la atmosfera. El ozono troposférico es resultado de la contaminación de los autos, fábricas, motores, etc. Todas estas emisiones liberan gases de oxido de nitrógeno (NOx) y compuestos orgánicos volátiles (Cov), que son los subproductos de la combustión del combustible y el carbón. Estos dos compuestos (NOx y COv) se combinan con el oxigeno para formar ozono. Estas grandes concentraciones se alteran aún más en días soleados, con temperaturas altas. El ozono causado por NOx y Cov se genera principalmente en zonas urbanas y suburbanas, sin embargo gracias al viento,  estos gases pueden escapar de dicha zona y disolverse.

¿Cómo se determina la calidad del aire?

Para poder estimar el grado de contaminantes en el aire se utiliza la medición de partes por millón(ppm). Es decir, que cada millonésima parte del volumen del aire que corresponde a la sustancia contaminante se considera una parte por millón de la sustancia. Estas partes por millón se utilizan para determinar concentraciones muy pequeñas de gases en la atmósfera.  

En la Ciudad de México el organismo responsable de tal medición es la SEDEMA (Secretaria de Medio Ambiente). La calidad del aire se obtiene midiendo la cantidad de partículas contaminantes que están  en el aire, como Ozono (O3), dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de carbono (CO) y partículas menores a 10 microcentimetros (PM10).

 En México el valor de referencia es el IMECA (Índice metropolitano de la Calidad del Aire)

Según la medición de estas partículas la calidad del aire se clasifica en las siguientes categorías:

IMECA.png

¿Qué hacer hoy?  

Actualmente la Ciudad de México presenta una calidad del aire MALA de acuerdo a las categorías anteriores, ante esto, la Comisión Ambiental de la Megalópolos (CAMe) levantó el martes 15 de mayo la contingencia ambiental extraordinaria, lo que ocasionó que se suspendieran las clases en el Valle de Me´xico y la ampliación del programa Hoy No Circula.

Los riesgos asociados a  las altas concentraciones de ozono son las irritaciones en vías respiratorias, molestias graves en personas que sufran problemas respiratorios y cardiovasculares, riesgo de activación asmática a personas con este problema.  Esto se debe a que cuando se inhala el ozono se desplaza por todo el tracto respiratorio. Esta sustancia química es sumamente corrosiva por lo que llega a dañar los alveolos y los bronquiolos de los pulmones, así como los sacos aéreos que son fundamentales para el intercambio de gases. La exposición repetida del ozono puede inflamar los tejidos pulmonares y causar infecciones respiratorias. 

Es por esto que se recomienda permanecer en interiores, sobre todo niños, adultos mayores y personas con problemas respiratorios. Así como limitarse a hacer ejercicio y actividades que requieran mucha energía y esfuerzos vigorosos.

Así mismo, debemos hacer conciencia de los contaminantes que producen la contingencia ambiental y hasta qué punto somos responsables. Existen varias maneras de reducir la contaminación por ozono en estos días.

-Reducir el uso del automóvil, sobre todo en días soleados.

- Reducir el uso de objetos motorizados durante estos días.

- No cargar gasolina durante la contingencia.

- Evite las parrilladas, así como actividades que requieran de consumo de fuego.

- Ahorrar energía.

También te puede interesar: