ChemaTierra

El cambio climático también afecta a la salud mental

18-10-2018

Depresión, estrés y ansiedad...

Por: Luis Moctezuma

 

El incremento acelerado de las temperaturas tiene distintos efectos sobre el planeta en que vivimos y va más allá de lo que parece a simple vista. Un estudio publicado recientemente por la revista científica Proceedings of the National Academy Science of the United States of America (PNAS), relaciona al cambio climático con efectos negativos en la salud mental.

Para llegar a estos resultados se analizaron datos de la última década de malestares mentales, así como las temperaturas registradas en Estados Unidos y otras condiciones climáticas como lluvias o huracanes.

El calor aumenta los malestares

El estudio se centra en la relación entre salud mental y el clima en periodos cortos. Basados en registros de 2002 a 2012 del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, el equipo de investigadores liderado por Nick Obradovich del Instituto de Tecnologia de Massachusetts (MIT) encontró algunas relaciones entre los cambios en la temperatura y la presencia de malestares mentales. En el caso de la temperatura, los registros oficiales provienen desde 1850 y se tomaron como referencia los correspondientes al periodo analizado. 

Cuando la temperatura se eleva la probabilidad de presentar alguna molestia en la salud mental aumenta. La investigación publicada por PNAS registra un aumento de 0.5% de probabilidades de malestar mental cuando la temperatura subía de 30°C en zonas donde típicamente esta se encuentra entre los 25 y 30 grados. Los padecimientos considerados en este caso fueron depresión, estrés y ansiedad. 

Para hacer la relación entre los datos de salud mental y clima se hicieron mediciones de periodos de 30 días. Como parte del clima se consideró a la temperatura y las precipitaciones. Entre los datos había resultados de encuestas en que se preguntaba a ciudadanos de forma aleatoria cómo percibían su salud mental. Como parte de los antecedentes en otras investigaciones se ha detectado efectos negativos provocados por el aumento de temperatura.

En investigaciones previas ya se había encontrado una relación entre el incremento en la temperatura y padecimientos mentales. Por ejemplo, empeora el estado de ánimo, se alteran los patrones de sueño y el riesgo de suicidio aumenta. Otras investigaciones, como la realizada por el Instituto de Salud Global de la Universidad de Wisconsin han mostrado que casos como los registros hospitalarios por autolesiones e intento de suicidio aumentan junto con las temperaturas.

Las precipitaciones también son un factor que aumenta el riesgo. Por ejemplo, en los meses con al menos 25 días de lluvia la probabilidad de padecer un problema relacionado con la salud mental aumenta 2%.  De la misma forma, el aumento de un grado centígrado en la temperatura promedio incrementaba en el mismo porcentaje (2%) el aumento de casos de problemas en la salud mental. Como caso extremo se analizó a los afectados por el huracán Katrina, en quienes este porcentaje se incrementó a 4%. Todos estos son datos tomados de la investigación de Obradovich y sus colegas.

Los más afectados por esta alza en los indices de malestares son tres grupos. Por una parte están las personas con ingresos bajos, también se encuentran quienes ya tenían antecedentes de problemas de salud mental y finalmente las mujeres. Con las condiciones actuales de aumento en las temperaturas será cada vez más común este panorama. Algunos especialistas dan como fecha límite para frenar al calentamiento global la década de 2030, esto pensando en cambios en el entorno; sin embargo, es momento de considerar otros daños como los que registran los individuos.

También te puede interesar: