ChemaTierra
Glaciar Thwaites. Nasa

El Glaciar Thwaites en Antártida se derrite más rápido de lo imaginado

05-02-2019

Por su tamaño, tendría la capacidad de incrementar 65 centímetros la altura de los océanos en todo el mundo.

Por: Luis Moctezuma

 

La velocidad a la que se derrite el Glaciar Thwaites ya era motivo de preocupación. Recientemente se comenzó a instalar el equipo que se utilizará para una investigación conjunta entre Estados Unidos y Reino Unido que durará 5 años. Ahora la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio estadounidense (NASA) confirma que es mucho más peligroso de lo que parecía.

Algo se ocultaba bajo el hielo

Los resultados se obtuvieron a través de la operación aérea “Puente de hielo” (IceBridge en inglés). Una constelación de satélites italianos y alemanes ayudaron a obtener los datos necesarios para completar el panorama. Mediante una tecnología llamada interferometría se procesaron datos de alta resolución que mostraron lo que hay debajo de la superficie helada.

El hielo está despegado del suelo en proporciones que no se habían previsto. Entre 1992 y 2011 el ritmo al que se alejaban suelo y glaciar era de 0.6 kilómetros por año. Entre 2011 y 2017 ese ritmo se ha elevado al doble, ahora la separación aumenta 1.2 kilómetros por año. Esto provoca que entre el hielo y la superficie continental atraviese cada vez más agua, lo que acelera el proceso de derretimiento del glaciar.

Bajo el Glaciar Thwaites pasa una cavidad de dos tercios el tamaño de Manhattan con una altura de 300 metros. El total de hielo que podría ocupar ese espacio es de 14 mil millones de toneladas. Al oeste del tronco principal de glaciar se encuentra el hueco de mayor tamaño; aquí la separación del suelo es de entre 3 y 5 kilómetros.

Este glaciar ya es responsable por el 4% del aumento anual en el nivel del mar. Por su tamaño tendría la capacidad de incrementar 65 centímetros la altura de los océanos en todo el mundo. Pero eso no es todo, sus vecinos serían capaces de aumentar esta cifra. Si el derretimiento continua y llega a los glaciares vecinos la adición a la altura oceánica será de 2.4 metros en caso de perder todo el hielo de esa región.

Un glaciar acorralado

Las corrientes de agua subterráneas son algo común en distintas partes del mundo; sin embargo, para un glaciar es peligroso. La presencia de agua modifica las condiciones de temperatura. Si el glaciar ya se estaba derritiendo lo hará más rápido y eso es lo que está pasando en la Antártida.

Los modelos matemáticos que se habían usado para evaluar la región consideraban una cavidad con forma fija. Los resultados que presenta la NASA y sus colaboradores dicen algo muy distinto. Este hueco bajo el hielo crece y se modifica. La cantidad de hielo que se puede perder es mucho mayor a lo que se esperaba porque el cambio no es constante sino que se acelera.

El estudio muestra que en los últimos 3 años se ha perdido la mayor cantidad de hielo por derretimiento. El próximo verano austral comenzará la investigación internacional directamente en hielos antárticos. Para entonces el derretimiento habrá avanzado. COmprender lo que está pasando en el hielo glaciar y las medidas que se deben tomar para afrontarlo es indispensable. Cada vez queda menos tiempo para tomar acciones frente al cambio climático.

 

También te puede interesar: