ChemaTierra

Estudian peces mexicanos que regeneran su corazón

24-11-2018

Podrían ser la clave para reparar los corazones humanos

Por: Luis Moctezuma


Hablar de heridas en el corazón hará que muchos piensen en decepciones amorosas y para eso no hay una cura infalible. En cambio, los problemas cardíacos son un problema que deja secuelas y gracias a unos peces del norte de nuestro país podrían ser cada vez menores. Las cirugías en ese músculo que bombea sangre hacia todo nuestro cuerpo son difíciles ya que el proceso de cicatrizado no es total y después de la intervención no se recuperará totalmente.

Astyanax Mexicanus, un experto en corazones rotos

La sardinita mexicana, mejor conocida en el mundo científico como “Astyanax Mexicanus”, parece ser la clave para mejorar la salud cardiaca de nuestra especie. Un equipo de investigadores británicos se dedicó a analizar a estos peces y publicó los resultados n la revista científica Current Biology. Al parecer los genes de estos peces podrían ser la clave para reducir el riesgo ante cirugías cardíacas en seres humanos.

Cuando un humano tiene un problema en el corazón y requiere intervención quirúrgica jamás volverá a ser el mismo. Después de los cortes la cicatriz se quedará ahí y evitará que el músculo haga su trabajo de la forma adecuada; su capacidad será menor. Para resolver este problema se ha observado a peces que regeneran su corazón cuando ha sufrido una lesión.

Hace tiempo, algunas poblaciones de sardinita mexican tomaron un rumbo distinto a las otras. Esto creó algunas variaciones genéticas y es ahí donde los investigadores pusieron toda su atención. En el noreste de nuestro país existen poblaciones que viven en ríos y otras que en algún momento de su historia eligieron a las cuevas como su hogar. Las diferencias físicas van más allá de características externas como la pérdida de color u ojos, además sus corazones reaccionan de forma diferente.

Ante una herida el corazón de cada subespecie reacciona diferente. Mientras que las sardinitas mexicanas que viven en ríos logran recuperarse por completo, las que se alojan en cuevas mantendrán una cicatriz, igual a los seres humanos. La clave parece estar en un par de genes que son distintos entre ellas y, además están presentes en los seres humanos: Irrc10 y caveolina.

Ya se tenía antecedentes de investigación sobre peces con esta capacidad. Los peces cebra son reconocidos por su habilidad para recuperarse después de una lesión cardiaca. La gran ventaja que ofrecen las sardinitas mexicanas sobre los peces cebra es la variación significativa entre distintas poblaciones. Esto hace posible que se haga un seguimiento sobre las alteraciones en su genes par detectar dónde y en qué proporción están las diferencias.

Al tener dos poblaciones diferentes es posible hacer cruzas para ver en qué grado se va modificando su información genética y esto es lo que hicieron los investigadores. A través de mezclas en distintas fases observaron cómo se iba alterando el funcionamiento del corazón de estos peces ante lesiones. Así fue que se encontró a los genes clave. Esta es una posibilidad que no ofrecían los peces cebra ya que entre ellos no hay una variabilidad tan marcada.

Del pez al corazón

Los estudios sobre peces y regeneración cardiaca son una promesa para mejorar la salud humana a futuro. Aún falta mucho para que los pacientes disfruten los resultados; sin embargo, ya hay hallazgos importantes sobre qué información genética ayudará a mejorar los resultados. En un futuro, posiblemente lejano, será posible usar esta información para crear medicamentos o intervenir genéticamente, las opciones aún no son claras pero ya se tiene una pista y habrá que seguirla.


También te puede interesar: