ChemaTierra
De izquierda a derecha: Haplocheirus, Xiyunykus, Bannykus y Shuvuuia. Fíjate en el alargamiento de las mandíbulas, la reducción de los dientes y los cambios en la mano y el brazo. Viktor Radermacher

Descubren fósiles de especie puente entre dinosaurios y aves

24-08-2018

Llenan un hueco de 70 millones de años...

Por: Luis Moctezuma


La forma en que imaginamos a los dinosaurios ha ido modificándose en los últimos años. Ahora los reconocemos como ancestros de las aves modernas, aunque aún quedan muchos huecos para comprender su evolución. Uno de los grupos de especies que mejor ejemplifica los cambios de reptil a ave son los alvarezsaurios. El 23 de agosto de 2018 se publicó en la revista Current Biology los resultados del análisis de fósiles de un par de especies que nos ayudan a comprender mejor este proceso evolutivo.

Las mejores garras para un saurio

Una de las piezas difíciles de encajar en el paso de dinosaurios a aves es la forma de sus extremidades. Entre las especies bípedas, no todas compartían características comunes. Los terópodos son un grupo al que se le ha asociado con las aves; sin embargo, los cambios en su fisionomía dejaban todavía lugar para algunas dudas. Este grupo, al que perteneció el Tiranosaurio Rex, contaba entre sus características el ser carnívoros y caminar en dos patas; estas dos características, junto con su habilidad cazadora los convirtieron en los predadores dominantes.

 

Dinosaurios.jpg

Los terópodos aparecieron en el Triásico Superior (hace 230 millones de años) y para el Cretácico ya portaban las plumas que los asemejan con las aves. Entre los cambios significativos en todo ese tiempo están sus garras. Para cualquiera que haya visto alguna película de Parque Jurásico es fácil recordar las garras del T-Rex, que aún siendo pequeñas eran perfectas para atacar. Para las últimas especies de Alvarezsaurios ya no estaban presentes, por el contrario, tenían una sola garra con la que cazar a una víctima de gran tamaño habría sido muy complicado.

Los fósiles de Wucaiwan

Al noroeste de China está Wucaiwan, la región en donde se encontraron los fósiles de dos especies intermedias entre los grandes predadores jurásicos y los pequeños emplumados de fines del Cretácico. Sus nombres son Xiyunykus pengi y Bannykus wulatensis. Ambos con características intermedias que ayudan a comprender la variedad de especies en los Alvarezsaurios y a la forma en que estos se fueron adaptando. Ambos vivieron durante el Cretácico temprano.

El Xiyunykus pengi toma su nombre de distintas raíces. “Xiyu” es una palabra en mandarín para referirse a la región Oeste (en Asia central). “Ónix”, de origen griego y que se refiere a una piedra, también está presente. Finalmente se hace referencia al nombre del profesor Peng Xiling, quien ha contribuído a la exploración geológica de la zona donde se encontró. Este saurio pesaba aproximadamente 15 kg y se calcula que el individuo analizado tenía 9 años.

La otra especie analizada fue el Bannykus wulatensis. Su nombre proviene del mandarín “Ban”, que hace referencia a las características de transición. También aparece la referencia al Ónix griego. Finalmente Wulatehouqi se agregó por la región administrativa en que fue encontrado. Este espécimen pesaba alrededor de 24 kilos y era joven, no se menciona una edad específica.

Las formas de sus brazos presentan un punto medio entre las ágiles garras de los terópodos cazadores y los dinosaurios que aparecieron al final. Mientras que los primeros apoyaban en las tareas de cacería y ataque, los segundos serían más útiles para una especie que cambió a las grandes presas por insectos. La presencia de una garra única sería útil para perforar madera u hormigueros. Así, la perforación para acceder al alimento sería más fácil.

Otro aspecto importante es el cambio en la forma de los dientes. Masticar grandes presas requería grandes dientes para destrozar el cadáver, mientras que los insectos se mastican más fácilmente con una dentadura más pequeña. Así nos acercamos a la forma de las aves actuales.

Las dos especies encontradas al noroeste de China tienen características intermedias. Su cuerpo aún tiene un diseño de cazador: afilado y con brazos largos; sin embargo, sus dientes ya son pequeños. Las especies que vendrían después engrosaría sus brazos pues ya no serían armas para atacar presas. Estas dos especies están en un punto medio del camino, uno del que apenas tenemos algunos indicios y habrá que explorar más.

También te puede interesar: