Digital Globe

Ballenas desde el espacio: científicos utilizan tecnología satelital para observar poblaciones remotas de ballenas

06-11-2018

Contar ballenas nunca ha sido fácil... hasta ahora.

Por: Luis Moctezuma


El planeta cambia a un ritmo acelerado. En los últimos años se ha perdido una parte importante de la biodiversidad de nuestro planeta; recientemente el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) publicaba que se ha perdido 60% en las últimas 5 décadas. El océano y sus habitantes siempre han sido un reto para el conocimiento humano. Registrar la cantidad de ballenas y su distribución es difícil, aún cuando se trata de animales protegidos internacionalmente.

Los datos que se tienen sobre las poblaciones de cetáceos podrían actualizarse con mayor rapidez gracias a la tecnología. Recientemente la revista científica Marine Mammal Science publicó un artículo de un equipo de investigación de la British Antarctic Survey (BAS), en Cambridge. En él la bióloga Hannah Cubaynes y un grupo de colaboradores usaron la tecnología satelital para estudiar 4 áreas en el mundo pobladas por distintas especies de ballenas. Las especies analizadas fueron: ballenas francas, australes, de aleta, jorobadas y grises.

Mirar al mar desde el cielo

La resolución de la mayoría de los satélites con cámaras que apuntan a nuestro planeta es insuficiente para esta tarea. La resolución máxima que suelen tener estos dispositivos es de 46 centímetros. Para su estudio, los investigadores del BAS recurrieron al WorldView-3, un satélite privado que ofrece la mayor resolución en un dispositivo no militar de este tipo. Su lente tiene una resolución de hasta 31 centímetros en una banda pancromática. Gracias esto fue posible el análisis de los cetáceos.

La tecnología de Muy Alta Resolución (VHR, por sus siglas en inglés) promete ser de gran ayuda para analizar las poblaciones de ballenas en espacios recónditos. Para su estudio, el equipo de Cambridge observó manualmente las imágenes satelitales. Reconocer la presencia de ballenas es una tarea que requiere discernir si se trata de un cetáceo, otro ser vivo o un objeto creado por el hombre que flota en el agua. Se trata de un estudio pionero que demostró la utilidad de la tecnología satelital para llegar a lugares inaccesibles.

Las ballenas son reconocidas por sus grandes desplazamientos en los distintos océanos del mundo. Un registro de una población en un momento determinado en un espacio controlado por el ser humano puede perder información valiosa. A través de los satélites es posible seguirlas hacia territorios de difícil acceso y verificar alteración en el número de integrantes en sus grupos.

Una labor como la que realizó el equipo del BAS toma mucho tiempo. Se trata de un primer acercamiento al uso de imágenes satelitales y lo ideal será agilizar el procedimiento. Se proyecta hacer este seguimiento de forma automatizada en el futuro. A partir de la experiencia en este primer censo de 4 áreas específicas se tiene una idea más clara de cómo debe hacerse el análisis de imágenes para evitar confusión en los reportes sobre poblaciones de ballenas. ¿Cómo se ve una ballena desde el espacio? ¿Con qué puede confundirse? ¿Qué criterio se usará para decidir que realmente es un cetáceo?

Hay muchos detalles que afinar pero la observación de poblaciones de ballenas vía satelital es posible. Al tener un registro confiable sobre cuántas ballenas existen en el mundo se podrán tomar medidas más precisas sobre su protección. Aún existen naciones que apoyan la caza de estos mamíferos marinos y a esto se agregan los barcos no registrados que también buscan a estos gigantes del océano sin rendir cuentas ante organismos internacionales. Si sabemos cuántas existen la protección será más estricta y efectiva. Por ahora se tiene un primer paso y habrá que ver el avance de este tipo de observaciones desde el espacio.

También te puede interesar: