ChemaTierra

México no fue la única región donde se domesticó el maíz

15-12-2018

El proceso de domesticación se inició en México pero se culminó en otras regiones sudamericanas

Por: Luis Moctezuma


El maíz es la base de la gastronomía mexicana y uno de los alimentos más populares en el mundo. Suele creerse que se trata de un cultivo que se domesticó en México y posteriormente se distribuyó a toda América; sin embargo, un estudio genético publicado por la revista Science muestra que no fue exactamente así.

Una misma planta salvaje, distintos maíces

Aunque actualmente prevalece el maíz blanco como el de mayor distribución, cualquier mexicano con un poco de curiosidad habrá probado distintas variedades de maíz. Esto nos da una idea de lo diverso que es, la idea de diferentes orígenes de este cultivo no sería descabellada pero no se había considerado antes. Ahora se considera que además de México, la Amazonia jugó un papel importante en la domesticación del maíz..

La planta de la que proviene se conoce como Teocinte y es muy diferente a ese cultivo lleno de granos que se consume actualmente. La planta silvestre tiene pocos granos (un promedio de 12) y está recubierta de modo que es muy difícil llegar hasta ellos. La idea común sobre la domesticación de esta planta dice que se comenzó a domesticar en el sur de México y parte de Centroamérica hace 9 mil años.

El equipo internacional de investigadores realizó un análisis genético a 100 variedades de maíz actuales, así como muestras arqueológicas. Con esto se trazó un árbol genealógico del maíz que no tenía una sola raíz mexicana. Diferente a lo que podría esperarse, el proto-maíz, todavía con características silvestres, comenzó a cambiar a la par en la Amazonia y Mesoamérica.

Hace 6,500 años llegó el Teocinte a Sudamérica. Esta es una de las conclusiones a las que llega el estudio publicado por Science. A partir de aquí la Amazonia comenzaría a desarrollar su propio maíz, con diferencias genómicas importantes respecto al mexicano y centroamericano.

El maíz del suroeste amazónico, en Brasil, tiene características propias. En el análisis genético que se realizó se encontraron similitudes entre este linaje amazónico y las variedades de maíz andinas y del Pacífico. De esta forma el árbol genealógico trazado no tiene una raíz única, ya que la planta llegó en estado semisalvaje y obtuvo características propias en una región distinta.

Maíz, el cultivo americano que se extendió por el mundo

Para cuando las civilizaciones prehispánicas tuvieron contacto con el resto del mundo el maíz ya era una planta domesticada. Actualmente es uno de los alimentos más difundidos en el mundo. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cada año se cosechan mil millones de toneladas de maíz. Además del consumo humano es el principal alimento seco para ganado. Alrededor del mundo, esta planta americana aporta el 6% de las calorías que consume nuestra especie en todo el mundo.

En la mitología maya el hombre estaba hecho de maíz y todavía hoy es uno de los alimentos más importantes para la población americana, aunque haya perdido sus cualidades sagradas. Ahora sabemos que ese cultivo mitológico mexicano también se domesticó en otros lugares del continente con características propias. Este es un recordatorio de la importancia de mantener la variedad genética en un alimento que se adaptó a distintas gastronomías tradicionales y todavía hoy juega un papel importante fuera del continente que lo vió nacer.


También te puede interesar: