ChemaTierra

Producir óvulos, la nueva alternativa para salvar al rinoceronte blanco del norte

28-03-2019

Y muchas otras especies en peligro crítico de extinción...

Por: Luis Moctezuma

 

En 2018 la noticia de la muerte de Sudán, el último macho de su especie conmovió al mundo. Un rinoceronte blanco del norte viejo, que ya tenía muchos problemas para mantenerse vivo, perdió la vida y parecía que con él se iban las esperanzas de conservar a su especie. Las únicas sobrevivientes: Najin y Fatu, su hija y nieta respectivamente, fueron incapaces de darle descendencia. Ahora una técnica experimental brinda una nueva esperanza de conservación.

Un descendiente completamente de la especie

Tras la muerte de Sudán se conservaron muestras de su semen. La propuesta más fuerte para su reproducción había sido usarlo para producir crías en una rinoceronte blanco del sur, una especie cercana aunque con diferencias genéticas. De hacer esto se tendría una especie híbrida y no exactamente un rinoceronte blanco del norte.

La Doctora Suzannah Williams, de la Universidad de Oxford, coordina un equipo de investigación que busca un descendiente más cercano genéticamente al fallecido Sudán. Su propuesta consiste en producir ovarios a partir de tejido ovárico en laboratorio. Esta técnica ya ha sido probada con ratones y de funcionar sería la salvación no sólo para los rinocerontes blancos del norte, sino para muchas otras especies que están al borde de la desaparición.

Lo que el equipo de investigadores busca es obtener un gran número de ovarios capaces de ser fertilizados y así aumentar la posibilidad de obtener embriones. Una vez que estos estén listos se colocarían en una madre sustituta, aquí sí, de la especie más parecida que sería una rinoceronte blanco del sur. Así la carga genética de la especie original se conservaría a pesar de desarrollarse en el cuerpo de otra especie.

Los tejidos de esta especie son difíciles de conseguir. Para la investigación se usaron algunos provenientes de rinocerontes que murieron por eutanasia. Los tejidos llegaron al equipo de la Doctora Williams gracias a la Fundación Hoffman, misma que proporciona fondos para continuar con la investigación.

Al igual que muchas otras especies, la probabilidad de recuperar al rinoceronte blanco del norte es mínima. Sin embargo, con investigaciones como la que realiza el equipo de la Universidad de Oxford se tiene una nueva esperanza de conservarlas. La Doctora Williams comenta: “yo pienso que debemos enfocarnos en preservar al rinoceronte blanco del norte como una especie única como tal”, esto a propósito de otras propuestas que incluyen la mezcla con sus parientes del sur, que crearía una especie intermedia.

“Una vez que se ha perdido una variación genética dentro de una población ésta se ha perdido para siempre”. Agrega la coordinadora del equipo de investigadores. En defensa de esta variabilidad genética menciona lo útil que es para la adaptación y su capacidad de mantener poblaciones saludables en el largo plazo.

De funcionar esta reproducción asistida de los rinocerontes blancos del norte, la esperanza para conservar otras especies aumentaría. Ya se ha probado en ratones, como muchos otros avances científicos. Ahora toca el turno a una especie de mayor tamaño que traerá retos nuevos a los investigadores. No es la única propuesta para conservar a esta especie virtualmente extinta, pero si la que promete mayor fidelidad genética. Hace un año lamentábamos la muerte del último macho de una especie y si todo sale bien, pronto podríamos celebrar el regreso de los rinocerontes blancos del norte.

 

También te puede interesar: