ChemaTierra
Pintura del Elasmotherium sibiricum o "Unicornio siberiano" de Heinrich Harder. Fotografía: dominio público

Análisis genético redefine al unicornio siberiano

29-11-2018

Compartieron sus últimos días con los primeros humanos hace 36,000 años.

Por: Luis Moctezuma


El unicornio es una de las figuras mitológicas favoritas de Eurasia. Aunque no se tiene registros de algo similar a un caballo con un gran cuerno, como en las historias tradicionales de algunos pueblos eurasiáticos, sí hay una especie extinta con un enorme cuerno. En términos científicos se asumía que el unicornio siberiano fue un antepasado cercano del rinoceronte que se extinguió antes de la última edad de hielo, pero un reciente análisis nos lleva a reconsiderar lo que creíamos saber de esta especie.

Un cuerno enorme, tan grande como su distancia de los rinocerontes

El Elasmotherium sibiricum, mejor conocido como unicornio siberiano, es una especie sobre la que se tenían pocos datos precisos. Se creía que se habían extinto hace 200 mil años, cuando nuestra especie recién aparecía en África. Esto haría que nuestros antepasados no tuvieran ningún contacto con estos parientes lejanos de los rinocerontes actuales.

Pavel Kosintsev y sus colaboradores, autores de una investigación publicada recientemente por la revista científica Nature Ecology & Evolution, buscaron datos más precisos. En su artículo mencionan que anteriormente no había ningún análisis de fechas, genes o evaluaciones cuantitativas ecológicas con relación a esta especie. Por lo tanto se dedicaron a analizar restos de 23 individuos de la especie.

El unicornio siberiano vivió hasta mucho después de lo que imaginábamos. Los análisis con radiocarbono arrojaron fechas en las que el homosapiens ya había salido de su continente y probablemente logró encontrarse con el Elasmotherium sibiricum vivo. Los fósiles eran de al menos 39 mil años atrás. En el caso de los restos más recientes, estos tenían 35 mil años de antigüedad. Para esa fecha lo que ahora es Rusia, Kazajistán y el norte de China ya tenían habitantes de nuestra especie.

Uno de los rasgos característicos de esta especie es su enorme cuerno. No se conserva ninguno intacto; sin embargo, se estima que debió medir alrededor de un metro. Lo que sí se tiene es el hueco en el cráneo donde ese enorme cuerno debía encajar. Para calcular el largo que alcanzaba, se comparó las dimensiones del agujero con otros de especies contemporáneas. Solía aceptarse que su gran tamaño se debía a que era la combinación de los dos cuernos que suelen tener las especies actuales, pero probablemente esta explicación cambiará conforme avance nuestro conocimiento de los Elasmotherium sibiricum.

Por mucho tiempo se creyó que serían una especie de rinoceronte antiguo de la que derivarían algunos de los actuales. El análisis genético mostró algo muy diferente. La rama de la que derivan las especies actuales y a la que pertenecían los unicornios siberianos, se separó hace 40 millones de años. Así que no se trata de antepasados directos, sino más bien de parientes lejanos.

Un ser fantástico con una extinción común

La forma del cráneo del unicornio siberiano da una pista sobre lo que pudo provocar su extinción. Sostener el enorme cuerno que tenía requirió de un cráneo de gran peso y tamaño. El Elasmotherium sibiricum se especializó en alimentarse de pasto y cuando el clima cambió y su alimento empezó a escasear, las cosas se volvieron difíciles para su supervivencia. Un cráneo pesado puede dirigirse con cierta comodidad en la tierra; sin embargo, cuando el alimento que queda está sobre las hojas de los árboles, deja de ser útil y se convierte en una carga.

En el caso de esta especie no se ha considerado que el homosapiens sea una causa directa de su extinción. Cuando el alimento no fue suficiente comenzaron a desaparecer, al menos esa es lo que se cree por ahora. No se tienen rastros de nuestra especie cerca de ellos como cazadores, así que podemos imaginar que el encuentro de nuestros antepasados con los unicornios siberianos tuvo como único efecto la aparición de uno de los seres mitológicos más entrañables de la tradición occidental.

También te puede interesar: