loading

Inicio > Planeta Tierra > 22 de abril, Día Internacional de la Madre Tierra

22 de abril, Día Internacional de la Madre Tierra

POR: Alejandra Almed

28 mayo, 2019

Por: Deyanira Almazán

El 22 de abril de 1970, millones de estadounidenses salieron a las calles para protestar contra el deterioro ambiental y mostrar su apoyo para lograr un medio ambiente saludable y sostenible.  A partir de ahí, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 22 de abril Día Internacional de la Madre Tierra 

La Madre Tierra es una expresión común en varios países para referirse a nuestro planeta, una expresión que refleja la interdependencia que existe entre los seres humanos, otras especies vivientes y el planeta en el que todos habitamos.

La Tierra es nuestro hogar. Para lograr un equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza, el medio ambiente, y la Tierra en general.

El Día Internacional de la Madre Tierra se celebra para recordarnos que la Tierra y sus ecosistemas nos proporcionan vida y sustento.

Lo que comenzó como un movimiento en una década llena de activismo social, se ha convertido en un día internacional dedicado a la preservación del medio ambiente.

En todo el mundo, millones de personas participan en el Día de la Tierra. Según Earth Day Network, uno de los organismos más grandes de concientización sobre nuestro planeta, la gente celebra con marchas, plantando árboles, reuniéndose con representantes locales y limpiando sus entornos locales.

¡Proteger las especies!

Este año, el tema del Día de la Tierra son las especies y la importancia de protegerlas. Millones de especies existen en el planeta, muchas de ellas aún sin ser descubiertas. Desafortunadamente, los seres humanos han alterado de manera irrevocable el equilibrio de la naturaleza y, como resultado, el mundo se enfrenta a la mayor tasa de extinción desde la era de los dinosaurios, hace más de 60 millones de años. La diferencia es que esta vez, la extinción no se debe a ningún impacto espacial, sino a la actividad humana.

No hace falta ir muy lejos para saber el impacto que ha tenido el ser humano y sus actividades en la destrucción de poblaciones de plantas y vida silvestre. Desde el cambio climático, la deforestación, la pérdida de hábitats naturales, el tráfico y caza furtiva, la agricultura insostenible, la contaminación y los pesticidas, por nombrar algunos sugieren que el impacto es grande e irreversible.  

Todos los seres vivos tienen un valor intrínseco, y cada uno desempeña un papel único en el planeta. Debemos trabajar juntos para proteger a las especies en peligro de extinción.

La buena noticia es que la tasa de extinción aún puede reducirse, y muchas de nuestras especies amenazadas y en peligro de extinción pueden recuperarse si trabajamos juntos para cambiarlo. Es momento de que los ciudadanos y las autoridades trabajemos juntos por un mejor planeta.

Qué mejor día para comenzar que el 22 de abril.

Relacionados

#ChemaTierraCuidemos