loading

Inicio > Medio Ambiente > ¿Por qué deberíamos preocuparnos por la Antártida?

¿Por qué deberíamos preocuparnos por la Antártida?

POR: Alejandra Almed

12 diciembre, 2018

Por: Antonio Medina

 

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas la Antártida? Tal vez pienses en un gigantesco pedazo de hielo al sur del planeta, muchos pingüinos y icebergs, pero este continente congelado es mucho más importante de lo que pudiéramos imaginar y todos los seres vivos del planeta -sí, eso incluye a los seres humanos que vivimos a miles de kilómetros de distancia-, deberíamos preocuparnos por lo que ocurre ahí.

Más allá de la subida del nivel del mar

Todo lo que ocurra en este frío y aislado lugar de la Tierra nos afectará de alguna u otra forma; y no solo estamos hablando de la subida en el nivel del mar, que sería de hasta 60 metros, en caso de que llegara a descongelarse por completo, sino de otros efectos que traería consigo el deshielo de esta enorme capa de tierra congelada.

La ventana para revertir el daño que el cambio climático ha causado en la Antártida se cierra cada día más y los expertos aseguran que en este momento, solo tenemos 20 años para dar la vuelta a esta situación. Mientras tanto los investigadores siguen indagando acerca de cómo esta capa de 4 kilómetros de espesor se comportará en un futuro y los efectos que esto traerá sobre nuestro planeta.

Biodiversidad

Para empezar, el continente y los océanos que rodean a la Antártida están plagados de especies endémicas, las cuales sufrirían un gran impacto. Al menos 10 mamíferos, 6 tipos de aves y hasta 95 especies de peces correrían el riesgo de perder por completo su hábitat y la posibilidad de enfrentar la extinción.

Además, más allá de ser una enorme masa de hielo, la Antártida es una pieza fundamental en el delicado engranaje del clima terrestre. Los climatólogos consideran a la Antártida como un ventilador gigante, que transporta el aire y agua fría a zonas más cálidas, y viceversa. El daño en la composición de este continente podría tener consecuencias en el clima global, el cual se haría mucho más hostil de lo que es en este momento.

Aire

Otro aspecto que se vería afectado por el deshielo de la Antártida sería el aire que respiramos y es que esta zona del planeta es hogar de un centenar de especies de diatomeas, un grupo de algas unicelulares que, a diferencia de lo que muchos piensan, son los verdaderos pulmones de la Tierra, no los bosques y selvas. Las diatomeas ubicadas en la Antártida son capaces de absorbe más CO2 y exhalar más oxígeno que todos los bosques tropicales del mundo, y si su hábitat llega a perderse, el suministro de oxígeno en el planeta podría verse mermado hasta en un 20%.

 

Estas son solo algunas de las razones por las que esa enorme masa de hielo en la frontera sur de la Tierra debiera importarnos más de lo que parece importarnos ahora. Si todos compartiremos las consecuencias de su deshielo, lo justo sería que también compartamos la responsabilidad de prevenirlo. 

Relacionados

#ChemaTierraCuidemos