Interpretación del funcionamiento de la red del RemoveDEBRIS Crédito:NASA
RemoveDEBRIS en la Estación Espacial Internacional Crédito: NASA

Remove Debris, la misión que promete limpiar el espacio

26-06-2018

La acumulación de basura ya llegó hasta el espacio.

La basura espacial es un gran problema. No se trata únicamente de los desechos que hemos dejado progresivamente alrededor de la Tierra, pues mientras se acumulan se vuelven más peligrosos y el riesgo de colisión con satélites funcionales es cada vez mayor y desde distintas iniciativas se están probando opciones para deshacerse de ellas.

            Es importante deshacerse de la basura espacial porque pronto puede cubrir toda la órbita terrestre. Se estima que de no hacerse nada al respecto en uno o dos siglos será imposible seguir con la exploración del espacio. Para prevenir esto se tienen iniciativas como el Remove Debris.

El funcionamiento del Remove Debris

El pasado 20 de junio salió de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). El momento fue capturado en video desde el espacio con la superficie británica como fondo. Pesa 100 Kg y es el satélite más grande que se ha lanzado desde la ISS.

         Las pruebas aún tardarán algunos meses. El Remove Debris cuenta con 3 sistemas que le ayudarán a detectar y atrapar la basura espacial. Cada uno será probado de forma independiente para confirmar su efectividad. Cuenta con un sistema óptico para detectar la basura, una red que le ayudará a atraparla, un arpón para arrastrarla y cuando todo esté listo despegará una vela de arrastre que le ayudará a terminar su misión.

         La red será el primer instrumento por probar. En octubre se hará la primera prueba. Para esto se colocará un objeto especial en el espacio para poder ser atrapado por la red. Se trata de un cubesat, un tipo muy común de nanosatétile de forma cúbica. Se lanzará para ser atrapado cuando esté a una distancia de 7 metros.

         El sistema visual será el siguiente. La prueba está programada para finales de diciembre. A través de sistemas de detección 2D y 3D, analizarán la posición de otro cubesat. La posición que registre será comparada con los datos que envíe el mismo nanosatélite. Así se verificará que realmente esté detectando la posición de forma correcta.

        El último elemento que se probará es el arpón. Esto ocurrirá en febrero de 2019. Para probar su efectividad se deslizará un mástil desde el Remove Debris que quedará a 1.5 metros de distancia. Apuntará a un blanco de material compuesto y saldrá disparado a 20 metros por segundo. A esa velocidad deberá ser capaz de penetrar el objeto para su posterior arrastre. 

        Cuando la misión esté terminada, el satélite recolector de basura espacial regresará a la Tierra para desintegrarse. Para esto, desplegará una vela de arrastre, similar a la de un barco, que le ayudará a descender más rápido. El tiempo que requerirá para su regreso es de aproximadamente ocho semanas, sin la vela tardaría aproximadamente dos años y medio en volver a la Tierra.

Alternativas para deshacerse de la basura 

Ante el problema de la basura espacial han surgido toda clase de alternativas. Hace algunas semanas se informaba de un proyecto de la compañía espacial rusa, Roscosmos ,que plantea destruir la basura con un láser disparado desde la Tierra. Opciones más cercanas al Remove Debris incluyen ir por la basura al espacio con tecnología de mayor precisión como brazos mecánicos, pero el costo de un sistema de este tipo sería mucho mayor.

      Aunque el sistema de red y arpón parezca rudimentario es una opción de bajo costo que podría funcionar bien. Al final de la misión, el objeto regresará a la atmósfera para destruirse; así que mientras menor sea la inversión más atractivo se vuelve para los países interesados en la exploración espacial. Ya sea este u otro sistema el que demuestre mayor efectividad es importante deshacerse lo antes posible de toda esa basura espacial.

 

También te puede interesar: