Crédito de la imagen: Garanich/Reuters

Los peores accidentes nucleares de la historia

26-04-2018

Los efectos de los desastres nucleares pueden extenderse durante miles de años. Se estima que Chernóbil no estará habitado por al menos otros 20,000 años.


Por: Raisa Lozano

Un accidente nuclear se refiere a aquellos sucesos “accidentales” que dejan escapar un determinado nivel de radiación capaz de perjudicar la salud pública. Los sucesos nucleares se clasifican en accidente o incidentes nuclear según su gravedad y el daño ocasionado. Asimismo, se incluyen tanto los accidentes nucleares como los accidentes radiactivos.

En un accidente nuclear entraría el descuido de un reactor en una planta nuclear; por el contrario, un accidente radioactivo incluye la contaminación de desechos nucleares al medio ambiente.

Cualquiera de los dos escenarios es, sin duda, una desgracia para todos aquellos que sufren sus terribles consecuencias.

Estos son los 4 accidentes nucleares más catastróficos de toda la historia.

Planta Nuclear de Chernóbil (INES- Nivel 7)

chernobyl-e1461672276746.jpg
Vadim Mushkin, IAEA / Flickr

 

En la madrugada del 26 de abril de 1986 se escuchó un fuerte estruendo en la ciudad de Prípiat, Ucrania. Provenía de la central Nuclear de Chernóbil, ubicada a tan solo 2 km de la ciudad. La explosión fue originado por fallas en el Reactor 4 de la planta mientras se realizaban pruebas para aumentar su seguridad.

La falta de seguimiento de las normas de seguridad y la mala planeación ocasionaron uno de los desastres nucleares más grandes en la historia. La cantidad de radiación liberada equivalió a más de 200 bombas atómicas lanzadas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Fue tanta la radiación que produjo una nube tóxica que llevó residuos a Japón, parte de Europa e incluso a algunas zonas de Estados Unidos. Se esparcieron grandes cantidades de polvo radioactivo, principalmente Xenón (XE), Yodo-131 y Cesio-137, en un radio de 110 km, que llegaron incluso hasta Bielorrusia y la Federación Rusa.

A las 14:00 horas del día 27 de abril, se  ordenó la evacuación de Prípiat un lugar seguro, mientras las autoridades se cercioraraban de que no habían riesgos por radiación. Se indicó a los civiles que únicamente llevaran consigo documentos importantes y comida, asegurando que en tres días podrían regresar a sus casas; la ciudad se encuentra inhabilitada hasta el día de hoy.  Muchas personas murieron y muchas otras vivieron las consecuencias de los altos niveles de radiación: cáncer tiroidal, leucemia, quemaduras internas y externas, síndrome de irradiación aguda, entre otros.

Pese a este suceso y los peligros de las condiciones radioactivas de la zona, la gran necesidad de energía obligó a que los Reactores 1, 2 y 3 continuaran su operación hasta el año 2000. Actualmente, la fauna del lugar aún contiene cantidades significativas de polvos radioactivos y aún existen riesgos, principalmente, por el consumo de alimentos que provienen de la tierra contaminada; no obstante, algunos poblados cercanos ya han podido ser ocupados.

Debido a la situación política de la época, la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), impidió que la comunidad internacional pudiese intervenir para ayudar a controlar los efectos de la radiación, lo que agravó la situación. El desastre ocasionado en la Planta de Chernóbil recibió una calificación de riesgo nivel 7 dentro de la escala internacional de eventos nucleares (INES). INES es una herramienta utilizada para dar a conocer el peligro del evento hacia el medioambiente.

 A pesar de que el accidente en Chernóbil es el más famoso, han ocurrido sucesos igual de catastróficos en otras partes del mundo.

Planta de Mayak (INES- Nivel 6)

Mayak Rusia.jpg
 Planta nuclear Mayak, Rusia

 

Ubicada en la ciudad de Kyshtym, Rusia, fue construida después de la Segunda Guerra Mundial para la producción de plutonio (Pu), un elemento químico altamente radioactivo, que se utiliza, entre otras cosas, para la creación de armas nucleares. El 29 de septiembre de 1957 tuvo lugar una serie de explosiones en un tanque que contenía residuos nucleares. El material radioactivo se esparció a 20,000 km a la redonda por una nube tóxica.

El gobierno soviético tuvo que desalojar aproximadamente 20 poblados en cuestión de horas, pero esto no impidió que la radiación causara estragos en la población. Incluso los efectos fueron mayores y más devastadores que los de Chernóbil. Actualmente, la ciudad de Mayak es uno de los puntos más contaminados por material radioactivo del planeta.

Asimismo, derivado de las operaciones de la Planta de Mayaka (Ozersk), murieron miles de personas por la contaminación radioactiva del río Tech, debido a que  en ese tiempo aún se desconocía los daños que podían causar las sustancias nucleares y la población seguia utilizando el agua para sus actividades cotidianas.

Fue hasta la caída de la URSS en 1990 cuando el mundo supo de estos sucesos, el Gobierno de Stalin lo mantuvo en secreto durante más de 30 años. Se estima que más de 10,000 personas murieron por la radiación emitida en ambos incidentes. Éste último, se catalogó como nivel 6 dentro de la escala INES.

Planta Three Mile Island (INES- Nivel 5)

Three mile.jpg
Three Mile Island, Pensilvania, EE.UU.

 

El 28 de marzo de 1979, en la planta ubicada en Pensilvania, Estados Unidos se liberaron gases radiactivos a la atmósfera (xenón y kriptón). Además, salieron grandes cantidades de agua con un bajo nivel de contaminación radiactiva hacia un río cercano.

 El desastre se originó por problemas con el circuito de suministro de agua a las turbinas creando un sobrecalentamiento en el núcleo. Durante los protocolos de seguridad, se presentaron algunos percances que originaron la salida del agua con producto radioactivo inundando el edificio de contención que rodeaba al reactor y posteriormente vertiéndose en el rio que se encontraba a un lado del complejo. 

Aunque este incidente se pudo controlar tuvo un impacto significativo en cuestiones medioambientales. Organizaciones de protección ambiental, como GREENPEACE, cuestionaron la necesidad del uso de la energía nuclear. Este hecho favoreció a que otros centros nucleares comenzaran a regularizar más sus protocolos de seguridad con respecto a las sustancias nucleares y a encontrar medidas eficaces para evitar dichos problemas. Fue catalogado como nivel 5 dentro de la escala INES.

Algunos de los sucesos anteriores se pudieron evitar o controlar si se hubiese tenido un mejor manejo de las normas de seguridad y un mayor acceso a la cooperación internacional; sin embargo, hay incidentes que se han originado por factores de la naturaleza:

Fukushima, Japón (INES- Nivel 7)

tsunami japon3.jpg
Desastre nuclear Fukushima, Japón

 

El 11 de marzo de 2011 un terremoto de 8.9 grados en la costa norte de Japón dejó sin energía eléctrica a la central nuclear, lo que ocasionó que los Reactores pararan automáticamente. Los generadores diésel de emergencia entraron en funcionamiento rapidamente, pero más tarde un Tsunami en la costa noreste del país los terminó por estropear.

A  partir de ahí, se generó un paro total en la central nuclear y el núcleo se fusionó generando explosiones dentro de la Planta. El gobierno japonés comenzó rápidamente una evacuación de hasta 40 km a la redonda. Los trabajadores de la planta sufrieron exposición a radiación en varias ocasiones y fueron evacuados temporalmente en distintos momentos. Durante las siguientes semanas, las autoridades japonesas buscaron la manera de manejar las sustancias nucleares y se pidió ayuda a nivel internacional. Países como Alemania y Francia, entre otros, ayudaron a controlar la situación logrando que la radiación liberada fuera de tan solo el 10% en comparación con Chernóbil. No obstante, se consideró un nivel 7 dentro de la escala INES.

Lamentablemente, debido a la discreción gubernamental y de las empresas propietarias de las centrales nucleares, muchas veces, es difícil saber la gravedad y la extensión de un determinado accidente nuclear. Esto puede ocasionar repercusiones severas hacia la salud de las comunidades y el medio ambiente, pues no se tomar las medidas de seguridad necesarias en el tiempo preciso. 

También te puede interesar: