Fabrica abandonada en charleroi, Bélgica. Crédito: Flickr. Edwin van Buuringen

¿Qué pasaría con la Tierra si el ser humano desapareciera de pronto?

28-11-2017

La respuesta nos dice mucho sobre nuestro impacto en el medio ambiente.

Por: Antonio Medina

El ser humano ha sido la forma de vida que más ha impactado en el planeta Tierra y a decir verdad, lo ha hecho en una gran parte de manera negativa y es que los humanos hemos talado bosques, desviado ríos, contaminado el ambiente, cazado y llevado a la extinción a otras especies y muchas otras cosas que está por de más mencionar.

Sin duda alguna hemos dejado huella en este planeta y no de la mejor manera, pero, ¿qué pasaría si de un día para otro toda la humanidad desapareciera de la faz de la Tierra? ¿Cuánto tiempo tardaría nuestro planeta en recuperarse de todo lo que hemos hecho? ¿Qué sucedería con nuestras ciudades y nuestro legado?

Mitchell Moffit y Greg Brown, son un par de científicos que se han dado a la tarea de estudiar qué pasaría en este escenario, y lo han plasmado en un video que se puede ver en History Channel y en National Geographic.

Esta misma teoría se expone en el libro de Alan Weisman, “El mundo sin nosotros” y en muchas otras investigaciones. Pero para no darle más vueltas al asunto, esto es lo que pasaría si de un día para otro dejaremos de existir por completo.

En las primeras horas, las redes eléctricas colapsan por completo por falta de mantenimiento de las plantas, por lo cual las ciudades comienzan a tener apagones en todo el mundo, lo que terminaría con la contaminación lumínica.

Earth Hour.jpg

Días más tarde, todas las redes de transporte subterráneo quedan completamente inundadas, ya que sin la intervención de los humanos para darle mantenimiento a los sistemas de bombeo de agua, todos los túneles y vías quedarían totalmente bajo el agua.

Han pasado 10 días desde nuestra desaparición y comenzamos a ver las primeras víctimas de esto. Los animales domésticos y de ganadería comienzan a morir por falta de alimento; perros, gatos, aves, vacas, toros, cerdos, gallinas, ovejas, todos están condenados a morir, aunque algunos pocos logren escapar de este trágico destino, serán el perfecto objetivo para depredadores.

En tan sólo tres meses, los efectos de la contaminación atmosférica empiezan a decrecer considerablemente.

De 6 meses a un año, la vida silvestre empieza a reclamar su territorio. Los animales comienzan a regresar a las zonas que algún día estuvieron pobladas por millones de personas, las plantas y árboles también comienzan a retomar fuerza, emergen para romper el pavimento y para cubrir edificios y estructuras.

Ya han transcurrido 5 años desde que el humano desapareció de la Tierra y los cambios son tangibles, la temperatura media de la Tierra ha disminuido, los glaciares comienzan a fortalecerse y de nueva cuenta se ve nieve en todas las montañas. Los edificios pequeños comienzan a derrumbarse por falta de mantenimiento y las estructuras metálicas empiezan su natural proceso de oxidación.

En la Ciudad de México han pasado 25 años y a falta de sistemas de bombeo, los lagos y lagunas que alguna vez cubrieron la mayor parte de la ciudad, han resurgido y ahora inundan las calles y caminos por los que antes transitaban cerca de 9 millones de personas.

Después de un siglo de la desaparición del ser humano, las grandes construcciones metálicas, como la Torre Eiffel en Paris, el rascacielos Empire State de Nueva York, o el puente Golden Gate de San Francisco, empezarían a colapsar por la oxidación. Los restos de piedra aún perdurarán por muchos años, pero ya sólo como escombros.

Elefantes Namibia.jpg

 

También tras 100 años podríamos empezar a ver la recuperación de las poblaciones de animales en peligro de extinción. Sin el ser humano para cazarlos o explotarlos, las poblaciones de muchos animales como elefantes, rinocerontes, ballenas y muchos más volverían a los números normales y sólo estarían expuestos a sus depredadores naturales.

Tras 10 mil años, los únicas pruebas de que alguna vez existimos son las mismas con las que sabemos que las antiguas civilizaciones existieron: construcciones de piedra como las ruinas mayas de Chichen Itzá, las pirámides de Egipto o la Gran Muralla China.

Claro, eso si no contamos con los residuos plásticos que hemos dejado a nuestro paso y es que este tipo de desechos perdurarán todavía millones de años después de nuestra desaparición, y seguirán dando testimonio de nuestro paso e impacto sobre nuestro hermoso planeta.

También te puede interesar: