NASA

¡Feliz 6º aniversario, Curiosity!

05-08-2018

Por más años de sorpresas...

Por: Alejandra Almed


Hace seis años exactamente, el rover Curiosity Mars de la NASA llevó a cabo uno de los aterrizajes más dramáticos y cardiacos de la historia de la exploración espacial y hasta la fecha este robot nos sigue demostrando por qué Marte es el destino preferido de los terrícolas. 

La noche del 5 de agosto del 2012, un cohete de propulsión "sky crane" aterrizó el Curiositiy sobre tierra marciana con la ayuda de cables. Posteriormente se alejó para estrellarse intencionalmente a una distancia segura. 

Esta maniobra había sido modelada en computadora por los miembros del equipo, pero nunca se había probado ni siquiera aquí en la Tierra.

Afortunadamente, todo salió bien y el Curiosity pronto comenzó a explorar el interior del Cráter Gale. Los descubrimientos llegaron rápido: El robot encontró que el área cerca de su lugar de aterrizaje albergaba un sistema de lagos y corrientes de muchos años atrás, lo que demostró que por lo menos algunas partes del Planeta Rojo pudieron haber albergado vida microbiana en un pasado antiguo. Eso exactamente, era el objetivo principal de la misión, que costó 2,500 millones de dólares y que originalmente estaba programada para durar sólo dos años.

Después de terminar el trabajo cerca de su zona de aterrizaje en julio de 2013, el rover comenzó el recorrido de aproximadamente 8 km hasta la base del Aeolis Mons (o Monte Sharp), que se eleva 5 km respecto al cráter Gale.

A partir de ahí el curiosity ha realizado varios descubrimientos sobre el planeta. Desde que llegó al Monte Sharp en septiembre de 2014, el robot ha escalado unos 180 metros verticales, perforando, muestreando y estudiando numerosas rocas que forman parte de una división geológica que los científicos de la misión llaman la Formación Murray. 

Los resultados hasta ahora han sido muy interesantes. El robot se encontró una capa de de piedra arsenisa, un tipo de roca formada por la acumulación de sedimentos en el fondo de un lago.

Mientras que los miembros del equipo no saben la tasa exacta a la que se depositó la lutita, la extensión de la capa sugiere que el lago del cráter Gale persistió durante millones, o tal vez incluso decenas de millones de años.

El todoterreno Curiosity de la NASA también ha recolectado muestras de compuestos orgánicos en el Cráter de Gale, que tienen 3,500 millones de años de antigüedad y que ahora nos dan esperanzas sobre la posibilidad de que alguna vez el planeta rojo haya tenido vida.

Además de estas sustancias, Curiosity ha detectado metano en la atmósfera marciana. Algo que llama la atención es que este gas presenta un comportamiento que no se esperaría en un planeta sin vida. Durante los equinoccios (al llegar primavera y otoño) aumenta su cantidad, en cambio se reduce durante los solsticios (cuando comienzan el invierno y verano).

            El metano en la Tierra se origina a través de procesos biológicos. Muchos seres vivos lo generan a través de su metabolismo. Este mismo gas que nos genera problemas en la Tierra parece esperanzador en el planeta rojo.

El 30 de mayo de 2018, expertos en el planeta se dieron cuenta de que una pequeña tormenta de polvo se estaba formando. Pero con el paso de las semanas esta “pequeña tormenta” fue aumentando su tamaño en forma exponencial hasta convertirse en una de las tormentas de arena más intensas de las que se tenga registro; para el 20 de junio ya cubría por completo al planeta.

la NASA ha informado que la situación del Opportunity es preocupante, pues desde el 18 de junio se ha perdido toda comunicación con el vehículo, ya que el polvo levantado por la tormenta sube e impide el paso de la luz solar, lo que alimenta a este Rover. A pesar de esto, los científicos se muestran optimistas, pues esta no es la primera tormenta que tiene que enfrentar el Opportunity. En el caso del Curiosity, no hay ninguna preocupación, pues se alimenta de un generador nuclear para obtener su energía. 

La NASA ha ampliado la misión del Curiosity, así que en este aniversario celebremos que el robot más querido de todos los tiempos aún nos depara varias sorpresas sobre el enigmático planeta Rojo. 

También te puede interesar: