Foto: EFE

Ophelia alcanza la categoría 3 y se convierte en el huracán que más se haya acercado a Europa

14-10-2017

Los huracanes en el Atlántico siguen dando de qué hablar... Y ahora también del otro lado del charco.


Por: Deyanira Almazán

Como si la temporada de huracanes este año no fuera lo suficientemente excepcional, llega el huracán Ophelia con una extrañísima trayectoria. 

Con vientos de 185 km/h, Ophelia ha alcanzado la categoría 3. Si bien se ve como cualquier otra tormenta, a diferencia de la mayoría de los huracanes en el Atlántico que se dirigen hacia América y el Caribe, este huracán toma una trayectoria contraria y amenaza con llegar a Irlanda y al Reino Unido la próxima semana.

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes (NHC) el huracán se mueve a 41 km/h y mantiene una trayectoria hacia el noreste. Esta tarde se ubicaba a 355 km/h de las islas portuguesas Azores y se pronostica que el ojo de Ofelia pase esta noche (madrugada de Europa) al sur del extremo suroriental del archipiélago, sin que por el momento represente una seria amenaza.

Aunque se espera que Ophelia siga siendo un poderoso ciclón con fuertes vientos a medida que se acerca a Irlanda, el aumento de la cizalladura y las temperaturas más frías del mar comenzarán a debilitar a Ophelia el domingo.

Un huracán más para el libro de récords    

Ophelia es el décimo huracán de la  temporada del Atlántico del 2017, que comenzó oficialmente el 1 de junio y que ha visto tormentas muy excepcionales. Tan sólo el pasado mes de septiembre, fuimos testigos de la estela de devastación ocasionada por Harvey, Irma, José, Katia y María, los huracanes más fuertes y catastróficos jamás registrados en el Atlántico.

De todas las temporadas registradas, la del 2017 ha tenido la mayor cantidad de días bajo los efectos de un huracán de categoría 5. Con Ophelia, la temporada se convierte en la cuarta en ver 10 huracanes seguidos, según Phil Klotzbach, un investigador de huracanes en la Universidad Estatal de Colorado.

Según Klozbach, mientras que Ophelia no es una tormenta tan violenta como Irma o María, tiene características muy peculiares. Con sus vientos de 185 kilómetros por hora, es la tormenta más fuerte que se ha formado tan al este en el Océano Atlántico. Un huracán de categoría 3 no se había desarrollado tan al norte y al este desde 1992.

¿Cómo se formó esta peculiar tormenta?

Ophelia no se formó en los trópicos, como muchas de las tormentas que hemos visto este años, sino a partir de un sistema persistente de baja presión que se detuvo en medio del océano el pasado fin de semana. A partir de ahí, el agua oceánica más cálida y las temperaturas más bajas del aire alimentaron y fortalecieron a la tormenta.

Lo curioso de Ophelia es que se formó donde los huracanes generalmente se debilitan. No es raro ver a los huracanes en el Atlántico norte corriendo hacia Europa al final de su vida, después de pasar una semana o más vagando por aguas tropicales.

Si bien el curso de Ophelia es bastante inusual, sí tiene precedentes. El huracán Debbie golpeó a Irlanda en 1961 matando a 18 personas y devastó hasta en un 25% los bosques de algunas zonas.

¿Es causa del calentamiento global?

Un estudio de 2013 en la revista Geophysical Research Letters sugiere que Europa occidental podría ver más tormentas con vientos huracanados a medida que el aumento de la temperatura de las aguas en el Atlántico oriental, impulsado por el incremento de las temperaturas globales, expandan el área donde comúnmente se desarrollan los huracanes, facilitando que las tormentas mantengan su fuerza y sus características tropicales cuando llegan a Europa.

Europa sí ve tormentas con vientos de nivel de un huracán que son extratropicales en su origen. Los ciclones tropicales tienen un núcleo cálido y una circulación simétrica, mientras que los sistemas extratropicales son impulsados por las diferencias de temperatura en el frente atmosférico y tienen forma de coma.

Se espera que Ophelia haga la transición a un sistema extratropical a medida que avanza hacia Irlanda y sobre aguas oceánicas más frías e interactúa con otro sistema de baja presión.

Debido a que el recorrido de Ophelia aún es incierto, también lo es su impacto potencial. Pero hay altas probabilidades de que traiga intensos vientos, fuertes lluvias y mares agitados a las Islas Británicas. La tormenta traerá toda la fuerza y el efecto de un huracán sin el título o el nombre. Los cortes de electricidad, los árboles derribados y las inundaciones son posibles en Irlanda y algunas partes del Reino Unido.

También te puede interesar: