Dos personas de pie y mirando el fuego que sale del agujero conocido como "La Puerta al Infierno"
Pozo de Darvaza. Flickr: NMK Photpgraphy

La Puerta al Infierno

22-05-2017

El pozo que lleva casi medio siglo en llamas

En medio del desierto de Karakum, en Turkmenistán, existe un hoyo de 70 metros de diámetro y 20 de profundidad que emite fuego sin parar desde 1971. Se le conoce como la “Puerta al Infierno” y desgraciadamente, fue el hombre el creador del indomable fenómeno. 

En 1971, un grupo de geólogos soviéticos fue al Karakum en busca de campos de petróleo. Encontraron lo que pensaban ser un campo de petróleo sustancial y comenzaron a perforar. Desafortunadamente estaban perforando encima de una caverna de gas natural que no podía soportar el peso de su equipo. El sitio se derrumbó, junto con todo su equipo y el evento desencadenó el colapso de otras zonas de roca sedimentaria, creando un efecto dominó que dio lugar a varios cráteres.

El más grande de estos cráteres mide cerca de 70 metros de ancho y 20 metros de profundidad. Según se informa, nadie se lesionó en el colapso, pero los científicos pronto tuvieron que lidiar con otro problema: el gas natural que se escapaba del cráter.

inferno.jpg

El gas natural se compone principalmente de metano, que, aunque no es tóxico, sí tiene la capacidad de desplazar al oxígeno en un lugar cerrado, por lo que puede ser asfixiante. Esto no fue tanto problema para los científicos, pero sí para los animales del desierto de Karakum. Poco después del colapso, los animales que vagaban por la zona comenzaron a morir.

El metano que se escapa también plantea peligros debido a su inflamabilidad -debe haber sólo un cinco por ciento de metano en el aire para que una explosión pueda tener lugar. Así que los científicos decidieron encender el cráter en llamas, con la esperanza de que todo el peligroso gas natural se quemara en unas pocas semanas.

La idea no es tan extravagante como parece; en las operaciones de perforación de petróleo y gas natural, esto sucede todo el tiempo con el gas natural que no puede ser capturado. A diferencia del petróleo, que se puede almacenar en depósitos indefinidamente después de la perforación, el gas natural necesita ser procesado inmediatamente, si hay un exceso de gas natural que no puede ser canalizado a una planta de procesamiento, los perforadores a menudo queman el gas natural para deshacerse de él. En Dakota del Norte, por ejemplo, se desperdicia casi un millón de dólares de gas natural en este proceso.

Darvaza2.jpg

Pero los científicos en Turkmenistán no estaban tratando con una cantidad medida de gas natural - los científicos todavía no saben cuánto gas natural se encuentra en el cráter- así que lo que se suponía era una quemadura de unas pocas semanas se ha convertido en una hoguera de casi medio siglo.

Tras visitar el cráter en 2010, el presidente de Turkmenistán, Kurbanguly Berdymukhamedov, temía que el incendio amenazara la capacidad del país para desarrollar campos de gas cercanos, así que ordenó a las autoridades locales que elaboraran un plan para cerrar el cráter. Sin embargo, el cráter continúa ardiendo, atrayendo la fauna salvaje y los turistas internacionales.

También te puede interesar: