NASA Goddard's Scientific Visualization Studio/C. Starr

La extensión del hielo en el Ártico llega a otro mínimo histórico

28-03-2016

De acuerdo a un nuevo reporte de la NASA, la extensión del hielo marino del Ártico ha llegado a un nuevo mínimo histórico por segundo año consecutivo.

Cada año, la capa de hielo en el Océano Ártico se derrite durante la primavera y el verano y vuelve a crecer en los meses de otoño e invierno, alcanzando su punto máximo entre febrero y abril. Sin embargo, este invierno fue particularmente cálido, provocando que la extensión del hielo marino en esta zona alcanzara un máximo de 14.52 millones de kilómetros cuadrados. El nivel más bajo observado por los científicos desde que comenzaron los registros satelitales en 1979.

De hecho, los 13 niveles más bajos han ocurrido en los últimos 13 años.

De acuerdo con el científico de la NASA Walt Meier, este nuevo mínimo histórico concuerda con las elevadas temperaturas registradas en todo el mundo durante diciembre, enero y febrero. Solamente febrero del 2015 fue el mes más cálido de la historia registrada.

Los patrones de viento en el Ártico durante enero y febrero también fueron desfavorables para el crecimiento del hielo pues trajeron aire caliente desde el sur que impidieron la expansión de la capa de hielo. Pero de acuerdo al científico, lo que probablemente jugará un papel más importante en la evolución de la extensión del hielo marítimo en el Ártico serán las elevadas temperatura de las aguas del océano.

El hielo del Ártico juega un papel importante a la hora de regular la temperatura de la Tierra: su superficie blanca y brillante refleja la energía solar que de otra forma absorbería el océano, manteniendo fresco el planeta. Sin embargo, este efecto es más importante en verano, cuando el Sol está alto en el cielo del Ártico, que en invierno, cuando el Sol no sale durante meses dentro del círculo polar ártico.

De acuerdo a Jennifer Francis, científico de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, el impacto de la falta de hielo marino en invierno recae sobre todo en la atmósfera, pues en los lugares donde ha desaparecido el hielo, el agua envía más calor hacia la atmósfera debido a que el aire es mucho más frio que el agua descongelada.

Bajo esta preocupación, la NASA ha anunciado dos misiones para observar esta tendencia en el Ártico: la Operation IceBridge y la Oceans Melting Greenland, las cuales llevarán a los científicos al Ártico y a Groenlandia por tierra y aire para tomar mediciones del hielo marino de la región y el espesor del glaciar.

**

Fuente: NASA

 

También te puede interesar: