obra de Julius T. Csotonyi
El Beipiaosaurus es uno de los más grandes terópodos emplumados conocidos del grupo de dinosaurios de los que se cree que evolucionaron en aves.

Reportaje de la semana: La ciencia detrás del Mundo Jurásico de Steven Spielberg

03-06-2015

Sin duda se espera que para este verano vuelva la fiebre por las criaturas gigantes que alguna vez fueron los dueños y señores del planeta, pero que a causa de un meteorito, de aproximadamente 10 km de diámetro, se extinguieron.

¿Sabes de qué enormes animales estamos hablando?

Si acertaste entonces querrás saber que estas formidables criaturas, llamadas dinosaurios, existieron hace muchísimo tiempo, aproximadamente 225 millones de años y que dominaron la Tierra por más de 165 millones de años. Para que calcules más o menos el periodo de tiempo que los dinosaurios vivieron en el planeta, podemos compararlo con el de los humanos; y es que nosotros, desde el homo sapiens sapiens, ni siquiera llevamos un millón de años en la Tierra.  Así es, el humano es un bebé recién nacido a lado de los dinosaurios y aun así  nos creemos amos del planeta, incluso hasta lo queremos manipular a nuestra conveniencia y si ellos no pudieron, entonces nosotros, por ahora, no tenemos ni una posibilidad.

En 1993, Steven Spielberg realizó un filme que dejo a todos boquiabiertos, pero con un montón de preguntas acerca de estos corpulentos seres, sobre todo qué tan posible era regresarlos a la vida. Jurassic Park fue una película de ciencia ficción que revivió a los dinosaurios y los dejó convivir con los seres humanos.

Infomania-Jurassic-Park-007.jpg

La película no sólo fue un éxito por la trama, sino que fue todo un hito en la industria cinematográfica por sus efectos especiales. Gracias a esto se colocó como una de las películas más taquilleras de aquellos tiempos. Posteriormente, Parque Jurásico, título en español, logró hacer franquicia con las dos películas posteriores, convirtiéndose en trilogía. En el 2010, para el aniversario número 20, fue relanzada a la pantalla grande, esta vez en 3D. Sin menos que esperar, este año, se espera una cuarta película, que posiblemente sea la primera de una nueva trilogía que todos los amantes de los dinosaurios podrán disfrutar.  

A pesar de los avances tecnológicos y científicos que incluyó la película de Spielberg, hubo algunos aspectos que no nos acabaron de convencer, por lo que sería bueno revisarlos para estar bien informados en la siguiente película, que llegará a los cines el 12 de junio, y entender cuáles fueron los retos científicos con los que se enfrentaron los creadores  de dicho filme.

En primer lugar vamos a echar un vistazo al aspecto físico que el director nos presenta de los dinosaurios.

Dinosaurio hosco y marrón, dinosaurio pasado de moda.

Hoy en día se ha confirmado que los dinosaurios pudieron haber tenido un aspecto más plumífero, a diferencia de los ásperos lagartos gigantes que presentaba Jurassic Park.  En el 2012 científicos chinos descubrieron un dinosaurio, de escala menor al Tiranosaurio Rex, que presentaba plumaje en la piel. Estamos hablando del dinosaurio plumario más grande que se haya descubierto, un tamaño de 9 metros con un peso de 1,360 kg, su nombre Yutyrannus huali, que significa “hermoso tirano plumífero”. De igual manera, seis años después del lanzamiento de la primera película, en 1999, se descubrió el Beipiasaurio, que para ese momento tomaba el primer lugar de aquella categoría.

Los Velociraptors, posiblemente, también pudieron haber presentado este tipo de piel, ya que en el 2007 se encontró un tipo de cavidades para plumas en los huesos de los brazos de este raptor. Sin embargo, para 1997, en la segunda película de la saga, El mundo perdido, este dato ya se sospechaba por lo que Spielberg hizo un gesto de consideración a la ciencia al ponerles algunas plumas a los veloces asesinos de la trama, aunque no tantas como los científicos hubieran esperado, pues no quería un cambio tan radical en el aspecto de los salvajes protagonistas. 

090112-beipiaosaurus-02.jpgEl Beipiaosaurus es uno de los más grandes terópodos emplumados
conocidos del grupo de dinosaurios de los que se cree que evolucionaron en aves. 
 

Las aves de hoy, los dinosaurios de ayer.

De igual manera, los avances en esta ciencia han confirmado que la piel de los dinosaurios pudo haber abarcado muchas más tonalidades que los típicos colores verde y marrón con los que se han dado a conocer. Mauricio Barbi, físico de la Universidad de Regina, descubrió e investigó una muestra de piel intacta de estos animales que sugirió la posibilidad de estructuras celulares llamadas melanosomas, células asociadas con diferentes pigmentos. Inclusive sin estos estudios para 1990, tres años antes del lanzamiento cinematográfico,  la evidencia de que la rama evolutiva de los dinosaurios fuera la misma que la de las aves y los reptiles era ya muy convincente; por lo que se especulaba que si las aves y reptiles tienen una gama de colores muy extensa, la de los dinosaurios tendría que ser más o menos la misma. Jack Horner, reconocido paleontólogo de la Universidad del Estado de Montana y asesor en las tres películas de Jurassic Park, aconsejó darle más colorido a los dinosaurios del filme, sin embargo, el director quería dar un aspecto más terrorífico con colores mucho más opacos.

Unescoceratops-koppelhusaei-Gryphoceratops-morrisoni.jpg

Uno de los argumentos que sostiene el paleontólogo Alan Grant de la película, es que los dinosaurios evolucionaron en aves; que para ese tiempo las evidencias de este hecho eran todavía muy escasas. Esta idea provino de la semejanza esquelética entre ambos animales compiladas en 1980. Pero en los siguientes 20 años, esta suposición se fue fortaleciendo con otros factores.

El plumaje antes mencionado, la estructura en los ojos y la similitud en la formación de los huevos dieron un argumento mucho más fuerte en esta rama evolutiva. Luis Chiappe, paleontólogo del Museo de Historia Natural de los Ángeles, asegura que hoy es difícil negar que las aves provengan del Tiranosaurio Rex y su familia.  

De 1993, cuando la película fue lanzada, hasta el día de hoy los avances científicos respecto a estos gigantes seres, tanto en su aspecto físico como en su evolución, han sido bastantes, por lo que ahora estamos mucho más seguros de que un dinosaurio luciría muy diferente a los feroces carnívoros con piel escamosa, áspera y opaca que habitaron el “Parque Jurásico” de la década pasada.

Así que ya sabes qué podría venir en la siguiente película, esperando que este nuevo look dinosauresco no les dé un aspecto más encantador que terrorífico y que los visitantes del parque prefieran acariciarlos  que correr por sus vidas, ya que esto no les quita su gusto por la carne.

Reviviendo animales extintos.

03-06-2015

Pasemos al tema sobre la clonación y la recreación de seres extintos, algo clave para la veracidad de Jurassic Park.  Hay que aclarar que el debut en la pantalla grande de esta película fue tres años antes de la primera clonación de un animal adulto, la oveja Dolly, y a partir de ahí ha habido una cantidad considerable de progresos en cuanto a esta nueva ciencia. Por ejemplo, la clonación de la primera especie en peligro de extinción, “Noah” el buey en el año 2001. La película de Jurassic Park, en este caso, está sumamente adelantada a su tiempo ya que lograron algo que para 1993 resultaba imposible: la clonación de especies.  Y no estamos hablando de revivir a algún animal que haya desaparecido hace relativamente poco tiempo, como lo serían los mamuts,  sino que deciden dar un brinco mucho más arriesgado al clonar a un dinosaurio.
 
No obstante,  hoy es un hecho sumamente factible, no para los dinosaurios, pero sí para algunas otras especies extintas, como el mamut lanudo o la Quagga - una especie de cebra que vivió alguna vez en las llanuras de Sudáfrica.
 
quagga.jpg
 
Hendrik Poinar, biólogo evolutivo de la Universidad de McMaster en Ontario,  estudia el ADN del mamut y mencionó que los avances tecnológicos han permitido llegar más a fondo sobre el hecho de traer a la vida a estos antepasados. Justamente como lo predijo la película, la re creación del ADN de dinosaurio fue completada con ADN de sus parientes evolutivos, la rana, pues ahora se trabaja con el ADN de elefante para completar la del mamut.
 
Con esto se podría crear un embrión que se colocaría en el vientre del elefante para que después de un tiempo diera a luz a un mamut. De cualquier manera esto no es asunto sencillo, puesto que la concepción no sería el único reto. Así que no nos emocionemos con que pronto podremos ver con vida a estos animales prehistóricos, ya que, según Poinar, esto podría llegar a ser posible dentro de 10 o 50 años.

 

Con esto estamos seguros de que los creadores de Parque Jurásico dieron un gran brinco en el tiempo, pues no sólo resolvieron los desafíos de la clonación sino que  trajeron a la vida a enormes criaturas come-humanos.

 

El gran T. Rex ¿depredador?


 Jurassic-park-t-rex-600x318.jpeg

¿Recuerdas cómo en la película un T. Rex persigue un jeep con científicos y niños abordo? Pues malas noticias, tendremos que quitarnos esa imagen de la cabeza si queremos seguir hablando del Tiranosaurios Rex. Y es que un estudio reciente concluyó que era imposible que tantos depredadores de esa escala habitaran un mismo ambiente, por lo que seguramente estemos hablando de animales carroñeros. Si, leíste bien, la idea que existe del gran y feroz rey de los dinosaurios podría pasar de un temible depredador que persigue a su presa a un simple y vago carroñero que se alimenta de cadáveres o animales débiles que no representen mucho esfuerzo. Y bueno, que esperábamos con esas diminutas manos ¿no?  

  

¿Un Parque Jurásico en la vida real?

 

Dinosaurs-Extinction-Proof-Finally-Discovered1.jpg

Queda la última pieza del rompecabezas para responder a la pregunta de la veracidad de un Jurassic Park. Estamos hablando de la posibilidad de rescatar el ADN de un dinosaurio a partir de pequeños insectos. Algunos científicos han especificado que adquirir la sangre de dinosaurio de insectos petrificados sería prácticamente imposible. El tiempo que ha transcurrido desde que los dinosaurios habitaron el planeta, hasta nuestros días ha sido demasiado, por lo que las moléculas se habrían descompuesto hace ya mucho tiempo.

 

Investigadores de Australia han calculado el tiempo y el año de vida de las moléculas del ADN y llegaron a la conclusión que todo el ADN estaría perdido. La película muestra que sólo un porcentaje del ADN se habría perdido, pudiéndose completar con el de rana. El investigador Mike Bunce, del laboratorio de ADN de la Universidad de Murdoch en Peth, sugirió que en el mejor de los escenarios el ADN pudiera sobrevivir unos 6 o 7 millones de años, la mala noticia es que los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años.

Lo sentimos, una muy mala noticia para los dino-fans que estaban ahorrando, convencidos de que en un futuro podrían visitar Jurassic Park.

 

Pero no pierdan toda esperanza pues seguro que con los nuevos efectos en la industria del cine y los nuevos descubrimientos paleontológicos,  la nueva película Jurassic World llegará a ser más real que nunca, y querrán pensar dos veces si realmente nos gustaría convivir con seres de 45 metros de atura y cuya comida preferida podrían ser los humanos soberbios que juegan a ser dios y osan interrumpir su sueño eterno.

 

También te puede interesar: