Administración de Trump quiere eliminar restricciones de cacería en Alaska

24-05-2018

Las prácticas que se intenta aprobar podrían tacharse de crueles.

Por: Luis Moctezuma

“El Servicio de Parques Nacionales propone enmendar las regulaciones para cacería y captura deportiva en las reservas nacionales de Alaska”. Así se presenta una propuesta que busca desaparecer una modificación en las reglas de caza de 2015, entre otras cosas permitirá que se ataque a hembras junto con sus crías.

Durante el gobierno de Obama se reguló la cacería en este territorio para proteger a ciertas especies ante una serie de prácticas de cacería. Ahora la administración Trump busca desaparecer esta restricción del gobierno anterior. Para justificarlo se argumenta que esta restricción federal contradice las leyes de cacería locales.

Para la Senadora republicana Lisa Murkowski, el problema radica en que Alaska funciona con tres leyes que regulan sus recursos pesqueros y de vida salvaje y lo que se busca es alinearlos en la misma dirección. Si esta “enmienda” se aprueba y entra en función, especies como osos, lobos y caribús estarán a merced de los cazadores. Aún no se pone en marcha pero queda poco tiempo.

¿Qué se quiere permitir?

Muchas de las prácticas que se intenta aprobar nuevamente podrían tacharse de crueles. Entre lo que prohíbe la ley federal y apoya el estado de Alaska se encuentran: atacar a cualquier oso negro, incluyendo a los oseznos en compañía de su madre, usar luces artificiales dentro de las guaridas, usar cebos para atraer osos pardos, atrapar lobos y coyotes en su madriguera (incluso cachorros), atacar caribús mientras nadan, también atacarlos desde lanchas o botes, usar perros para cazar osos negros. Bajo estas condiciones el riesgo para las especies es mucho mayor.

            Las opiniones sobre esta propuesta de enmienda están divididas. Los republicanos en el congreso ven con buenos ojos esta modificación, mientras que los demócratas se oponen. Cuando se prohibieron estas actividades se argumentó que se trataba de un esfuerzo por controlar a los depredadores y propiciar el balance de la vida en las áreas silvestres. El argumento para proponer regresarlas es que este esfuerzo para equilibrar la vida salvaje ha sido “insignificante”.

            La propuesta del Servicio de Parques Nacionales se da para evitar contradicciones legales. Alaska permite estas prácticas en algunas zonas y en otras no, por su parte el gobierno federal las prohíbe. Por el momento la institución que propuso este cambio se encuentra evaluando el impacto general en las poblaciones que traería esta enmienda.

El debate sobre la vida salvaje en Alaska

El 23 de julio termina el periodo de comentarios públicos sobre el tema. Mientras que para quienes apoyan esta propuesta se trata de una decisión legal para unificar criterios, los opositores se preocupan por las poblaciones de animales salvajes. La Asociación para la Conservación de los Parques Nacionales califica a esta propuesta como “un retroceso shockeante al sentido común sobre la regulación de la vida salvaje en Alaska”. Habrá que ver cómo se desarrolla el debate.

            La situación de la fauna en todo el mundo es preocupante. Mientras existen grandes avances en la conservación de la vida silvestre en diferentes puntos del globo, en Estados Unidos se proponen retrocesos. Aún no es una medida oficial y está en manos del congreso. Con la participación pública y la defensa de la ley actual por parte de los congresistas esta propuesta no será más que una amenaza más para las ya de por sí amenazadas especies.

También te puede interesar: