Ramazzottius varieornatus. Tanaka S, Sagara H, Kunieda

Tardígrado, ¿Por qué es el animal más resistente del planeta?

20-09-2016

Si la Tierra albergara alguna especie extraterrestre, ésta sería… 

Los tardígrados, conocidos popularmente como osos de agua, por su apariencia similar a la de un oso en miniatura y porque viven en lugares húmedos como musgos y helechos, son considerados los seres vivos más resistentes del planeta, casi indestructibles. 

Este microscópico animal, de tan sólo 1´5 mm, es capaz de sobrevivir durante décadas sin comida ni agua y resistir altos niveles de radiación, falta de oxígeno y temperaturas de hasta -272°C. En 2008, tras un viaje al espacio, los tardígrados se convirtieron en el primer animal capaz de regresar con vida después de la exposición al vacío y la radiación solar.

Ahora, tras la secuenciación del genoma de esta especie, un grupo de científicos logró identificar algunos genes y proteínas que parecen contribuir con su resistencia. Entre ellas, una proteína llamada Dsup, que, tras modificarse genéticamente en los seres humanos, resultó protegerlos también contra radiaciones nocivas.  

El estudio fue realizado por investigares de la Universidad de Tokyo y encabezado por el Dr. Takekazu Kunieda. En él secuenciaron el genoma del Ramazzottius varieornatus, un tartígrado que puede soportar dosis masivas de radiación.

tardígrado-610x377.png

El estudio concluyó que el R. Varieornatus adquirió solamente el 1.2 por ciento -o menos- de sus genes, de otros organismos. Por lo que probablemente haya desarrollado su resistencia sin mucho aporte de genes externos.

Otro de los hallazgos fue que, en comparación con otros animales, los osos de agua mostraron un aumento de ciertos tipos de genes que podrían reducir o reparar los daños ocasionados cuando se someten a la deshidratación.

Los científicos también identificaron genes que codifican proteínas sólo presentes en los tardígrados. Una de estas proteínas se une al ADN y lo protege de los daños provocados por la radiación. De acuerdo a los investigadores, esta proteína ha mostrado la misma clase de protección en cultivos celulares humanos. La proteína se une para proteger al material genético de mutaciones y cambios provocados por altas dosis de radiación ionizante.

**

Fuentes: 

PopScience

También te puede interesar: