ChemaTierra
Talia Cohen

Nueva propuesta busca proteger el 30% de los océanos para el 2030

04-04-2019

Aún hay esperanza para conservar la diversidad marina.

Por: Luis Moctezuma

 

El deterioro del planeta es notorio en diferentes aspectos. Lo que pasa en los océanos está en un territorio alejado de lo que los ciudadanos comunes vemos todos los días, pero también tiene problemas. Un estudio realizado en conjunto por las Universidades de Oxford y York, así como Greenpeace, muestra las regiones marinas que deben protegerse para conservar la biodiversidad marina. La fecha establecida es 2030.

Proteger la biodiversidad y sus conexiones

El estudio realizado por las dos universidades y la organización no gubernamental surge en el contexto de una negociación internacional. La Organización de las Naciones Unidas negocia un Tratado Global del Océano. Los participantes en el estudio analizaron las alternativas para conservar la vida silvestre y mitigar los efectos del cambio climático en los océanos.

Entre los objetivos del acuerdo internacional está definir acciones en las aguas internacionales. Aunque existen leyes y reglamentos sobre lo que se puede hacer y no en aguas de cada país, el espacio internacional es un terreno sin reglas claras. El espacio que abarcan las aguas internacionales abarca 230 millones de kilómetros cuadrados.

Para exponer sus resultados, los investigadores realizaron un mapa interactivo. Las propuestas van del 30% al 50% de aguas protegidas en el mundo. Se puede consultar en https://www.greenpeaceoceanblueprint.org/. Lo que se propone, en términos generales, es la creación de una red de santuarios marinos interconectados entre sí para la preservación de la biodiversidad oceánica.

Los resultados se presentaron en un reporte llamado 30x30: A Blueprint For Ocean Protection. Se realizó durante un año de trabajo conjunto entre la ONG y las dos universidades participantes. Es uno de los estudios más amplios realizados en torno a esta problemática.

Abarcó casi la mitad de la superficie del planeta y dio seguimiento a 458 características distintas necesarias para la conservación de la biodiversidad marina. Entre los aspectos evaluados estuvieron: vida silvestre, hábitats y características oceanográficas clave. Con esto se generaron diferentes escenarios posibles para proponer santuarios libres de actividad humana dedicados a la conservación de los océanos.

“Crear reservas marinas es crítico para proteger y conservar la diversidad en la vida marina. El reporte 30x30 expone un diseño creíble para una red global de áreas protegidas marinas en altamar, basado en el conocimiento acumulado durante años por ecologistas marinos en la distribución de especies, incluyendo aquellos que están en peligro de extinción, hábitats que se conocen como puntos de acceso a la biodiversidad y ecosistemas únicos.” Menciona el Profesor Alex Rogers, visitante en el departamento de Zoología de la Universidad de Oxford.

Los esfuerzos para reducir el impacto de la actividad humana en el planeta son muchos y se dirigen a diferentes áreas. Este esfuerzo conjunto entre académicos y activistas ambientales propone acciones para frenar el deterioro de los océanos en el mundo. Como en muchos otros casos, la fecha límite es 2030. Aunque parezca un momento lejano en el futuro, está apenas a una década y meses de distancia. El planeta cambia rápidamente por la actividad humana y es nuestra responsabilidad como especie evitar que esto acabe con la biodiversidad.

 

También te puede interesar: