ChemaTierra

El universo se expande 9% más rápido de lo esperado

29-04-2019

Por: Luis Moctezuma

 

Gracias a la observación del telescopio espacial Hubble se ha confirmado que el universo se está expandiendo más rápido de lo previsto. No se trata de una afirmación a la ligera, el ganador del premio nobel de física 2011 Adam G. Riess dirige la investigación. A partir de la trayectoria que se conoce a partir del Big Bang se esperaría una expansión más lenta. Esta observación lleva a considerar a los investigadores que se requiere una nueva física para comprender lo que está pasando.

Algo está fallando

Para el estudio se usó como referencia a las Cefeidas. 70 estrellas ubicadas en la Gran Nube de Magallanes fueron el objeto a observar. A partir de capturas rápidas hechas con el Hubble se midió su distancia. Este grupo de estrellas se atenúan e iluminan en periodos regulares. Al observarlas es posible hacer cálculos sobre distancias astronómicas.

Para el análisis de la cefeidas se usó un método nuevo para que el Hubble capturara la imagen. Habitualmente el proceso es mucho más lento. Normalmente una órbita de 90 minutos alrededor de la Tierra es el tiempo suficiente para que el telescopio espacial observe únicamente una estrella. Gracias al Método DASH (acrónimo de Drift and Shift), se consiguió que durante esa misma órbita se percibieran las 70 cefeidas.

Las cefeidas no fueron lo único que se observó para llegar a la conclusión de que el universo se expande rápidamente. Las supernovas A1 (que tienen la intensidad suficiente para ser vistas a grandes distancias), también jugaron un papel importante. La observación de estos objetos astronómicos permitió hacer mediciones independientes de las 70 estrellas observadas por el Hubble.

El resultado coincidió y la conclusión es simple: efectivamente, el universo se expande más rápido de lo esperado. Las observaciones vinieron de distintos puntos del planeta y el espacio. El telescopio espacial Hubble viaja alrededor de nuestro planeta para evitar la interferencia que le genera la atmósfera. Desde la Tierra también participó el proyecto araucaria que tiene participantes chilenos, estadounidenses y europeos.

Las observaciones del equipo de del Dr. Riess difieren de las del satélite Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA). Las observaciones del satélite europeo se dirigen muy atrás en la historia del universo: 380,000 después del Big Bang. Por su parte, las mediciones que se hicieron sobre las cefeidas y supernovas A1 muestran el universo actual. Esto llevó a ajustar la constante de Hubble.

Edwin Hubble, por quien se dió el nombre al telescopio espacial pasó a la historia por estudiar la expansión del universo. Salvo algunas estrellas cercanas, la tendencia era que los cuerpos celestes se alejaran de nosotros. Esto indicaba que el universo se expandía. Para medir esta expansión existe la constante de Hubble, que el equipo del Dr. Riess ayudó a ajustar para que el margen de error en los cálculos fuera menor respecto a sus observaciones.

Los ajustes en la constante de Hubble han reducido significativamente la incertidumbre en los cálculos sobre distancias en nuestro universo. En 2001 el margen era de 10%, en 2009 de 5% y ahora es de 1.9%. Aún así, el hecho de que no concuerden las mediciones actuales con las que se han hecho del universo primitivo indican, como menciona el Dr. Ries que “existe una gran posibilidad de nos falte algo en el modelo cosmológico que conecta las dos eras”.

 

También te puede interesar: