ChemaTierra
La bóveda celeste desde Loreto, BCS. Crédito: ChemaTierra

Navegando por el cielo de invierno

19-12-2016

Un mapa del cielo visto desde el hemisferio norte en Invierno

Una constelación es un grupo de estrellas que, desde la Tierra, tiene el aspecto de una determinada figura. Puede tomar la forma de un hombre, un animal, una criatura mitológica o un objeto.

El cielo esta dividido en 88 constelaciones diferentes: 48 constelaciones han sido nombradas en la antigüedad por griegos y babilonios y 40 han sido señaladas en la época moderna.

Además de formar una figura en el cielo, las estrellas que vemos en cada constelación no tienen relación alguna, y pueden estar muy lejos una de la otra. Algunas estrellas son brillantes porque están cerca de la Tierra, mientras que otras lo son porque son estrellas muy grandes.

No todas las constelaciones son visibles desde cualquier punto de la Tierra. Los mapas estelares suelen dividirse en mapas para el Hemisferio norte y mapas para el Hemisferio sur. Además de que varían de posición a lo largo del año.

En esta ocasión te mostramos un mapa del cielo de invierno visto desde el Hemisferio norte. ¡Disfrútalo!

Sin título-1.jpg

Orión

Una de las constelaciones más fascinantes y fácil de ver es Orión, que es el nombre de un cazador de la mitología griega. Debido a su ubicación se puede ver en todo el mundo.

Orión se compone principalmente de estrellas azules supergigantes y brillantes, la excepción más notable es la estrella gigante roja Betelgeuse que tiene 1,000 veces el radio del Sol.

La estrella más brillante en la constelación es Rigel, que es 40,000 veces más brillante que el Sol y emite 100,000 veces su energía.

Las tres estrellas que forman una línea en el centro de la constelación se conocen como el Cinturón de Orión y, justo por debajo de ellas, en las noches más oscuras, puedes apreciar una tenue nube de colores, se trata de la Nebulosa de Orión. Localizarla con un telescopio resulta algo apasionante.

La Osa Mayor y Osa Menor

La Osa Mayor y la Osa Menor son dos de las constelaciones más antiguas y más reconocidas en el cielo. Se pueden observar durante todo el año, aunque únicamente en el hemisferio norte.

La Osa Mayor o Ursa Major, en latín, es más grande, por lo que es más fácil de encontrar.

La estrella más conocida de la Osa Menor o Ursa Minor es la estrella polar (Polaris), la cual siempre señala hacia el polo norte de la Tierra. Esta estrella ha sido utilizada durante muchos años como un importante punto de referencia para los navegantes. 

Sirius

Sirius es la estrella más brillante de la noche. Se compone de dos estrellas: Siruis A —la más grande— y Sirius B. Esta estrella binaria es muy fácil de localizar, está al sureste de la constelación de Orión y no hace falta más que un cielo despejado para observar su característico parpadeo y fascinante cambio de color.

Sirius se puede ver prácticamente en todos los lugares de la Tierra y pertenece a la constelación Canis Major. Con una masa 3.6 veces mayor a la del Sol, y a sólo 8.5 años luz de la Tierra, es una de las estrellas más cercanas a nosotros.

También te puede interesar: