Crédito: Gary Hincks/Science Photo Library

El centro de la Tierra es sólido y más suave de lo que se imaginaba

23-10-2018

Y fue revelado gracias a los terremotos...

Por: Luis Moctezuma


Desde la década de los 30 del siglo pasado, se creía que el centro de la Tierra era sólido. Ahora un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU) han demostrado que la sospecha era cierta. A diferencia de la novela de Julio Verne “Viaje al centro de la Tierra”, hasta ahora nos ha sido imposible como especie conocer directamente lo que ocurre en el interior de nuestro planeta.

Encontrar algo a lo que es imposible llegar

Perforar la superficie de nuestro planeta para acercarnos al centro no es una alternativa real, al menos no con la tecnología actual. Esto es algo que Hrvoje Tkalčić, quien dirigió la investigación, y sus colaboradores sabían. El camino para llegar al centro de la Tierra no fue directo, sino que requirió la intervención de una serie de ayudantes apenas reconocibles.

Las ondas J fueron la clave para reconocer la composición del centro de la Tierra. Las ondas de corte, o J, pueden desplazarse únicamente por los objetos sólidos. Si el centro de nuestro planeta lo es, entonces estas debían atravesarlo. Esto fue lo que buscaron los investigadores australianos.

No es fácil localizar ondas J. Para encontrarlas se recurrió a un método que relaciona la información obtenida en dos receptores después de un terremoto. Para esta observación comparada e indirecta se requirió de los sismogramas elaborados en distintos puntos del planeta después de terremotos. Una vez que se registró esta actividad se tuvo el trazo de lo que Tkalčić describió como una “huella digital de la tierra”.

Con el registro de las ondas de corte se pueden hacer cálculos sobre el centro de nuestro planeta. La idea que tenemos hasta ahora incluye un centro sólido de hierro y níquel. Sin embargo, lo que se encontró es más blando de lo esperado. Los valores obtenidos fueron 2.5% menores a los estimados en el Modelo Preliminar de Referencia Terrestre.

El centro de nuestro planeta, una ventana a la exploración espacial

El centro de la Tierra es sólido. Es un hecho confirmado dentro de los límites de la investigación hecha por Tkalčić y sus colegas y publicada por la revista Science. A partir de sus resultados surgen nuevas preguntas. Tenemos un modelo que explica cómo se formó nuestro planeta pero sin comprender claramente el centro quedan aún muchas dudas.

La forma en que está constituído aún es un misterio. Se considera que ahí debe haber hierro y níquel pero con una variación significativa en la dureza esperada podrían aparecer otras posibilidades. Las propiedades elásticas que se encontraron son similares a las del oro y el platino. Por ahora, lo que constituye el centro de nuestro planeta es una interrogante.

El conocer el interior de nuestro planeta representa una oportunidad mucho mayor de lo que parece a primera vista. Conociendo mejor la composición del núcleo podremos comprender la forma en que se creó y mantiene el campo geomagnético del planeta. Gracias a él la vida existe como la conocemos. Esto nos puede ayudar a entender lo que pasa muy lejos de nuestra atmósfera en otros planetas.

Desde hace décadas exploramos el espacio y aún guardamos dudas sobre lo que pasa en nuestro propio hogar. Cuando conozcamos mejor lo que pasa en la Tierra la exploración del espacio se verá beneficiada. ¿De qué está hecho nuestro plantea? ¿Cómo llegó a esa forma? Y muchas otras dudas siguen acumuladas, apenas se ha resuelto una duda de hace casi 80 años y habrá que seguir investigando para conocer mejor qué pasa debajo del suelo que pisamos e imaginar con mayor claridad lo que pasa en otros puntos del universo.

También te puede interesar: