ChemaTierra
La Gran Fuente Prismática (Grand Prismatic Spring) es una de las características hidrotermales más famosas de Yellowstone. Foto: Tom Murphy/ Corbis)

¿Hay una pluma mantélica bajo Yellowstone?

23-03-2018

De ser así, se extendería de Yellowstone hasta México...

Por: Luis Moctezuma 

Hay diferentes razones para recordar el parque nacional de Yellowstone en Estados Unidos. En su momento fue el primero con este estatus en el mundo. Además de ser un atractivo turístico y el hogar del Oso Yogui, frecuentemente es motivo de alarma por su capacidad volcánica. En los últimos años se han dado alarmas sobre su actividad y el riesgo de una erupción de gran alcance.

Las autoridades han desmentido estas afirmaciones y hasta ahora no ha ocurrido ninguna catástrofe. Probablemente no ocurra ninguna y se estima que la actividad volcánica es cada vez menor; sin embargo, algo que sigue llamando la atención de la comunidad científica es: ¿qué hay en Yellowstone que provoca esa actividad tan intensa? Una de las explicaciones es la pluma mantélica.

La actividad volcánica en Yellowstone, lo que se cree saber

Hace algunos años (en 2014) se volvió famoso un video en que una manada de bisontes corría en Yellowstone, se decía que escapaban de una catástrofe. En aquel momento se desmintió aunque muchos creyeron que era el momento de la próxima erupción del supervolcán más potente de América. Si bien, se trata de un volcán activo, la probabilidad de una erupción es del 0.00014%, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

            La pluma mantélica es una explicación teórica propuesta en la década de los 70. Hasta ahora no se ha comprobado; sin embargo, una investigación publicada en la revista Nature afirma tener evidencia suficiente para demostrar que bajo Yellowstone hay una de ellas. La razón para que no se haya demostrado fuera de la teoría que existen es que no hay forma de explorar el interior de la tierra para confirmar que ahí está; sin embargo, los cálculos coinciden con lo que se propone que debería ocurrir.

            La presencia de Géiseres es algo poco común. En el mundo existen menos de mil y más de la mitad están en el parque nacional de Yellowstone. Además, la posición de las calderas también es poco común, pareciera que forman una diagonal en la que podría esperarse que aparezca otra. La pluma mantélica sería una explicación para estos fenómenos.

¿Qué es una pluma mantélica?

La pluma mantélica es una cavidad que se cree podría existir debajo de la tierra con material proveniente del manto. Se estima que sería una cavidad estrecha de forma cilíndrica alojada bajo la corteza terrestre. Al ser un contenedor de magma su temperatura sería muy elevada. Esta es una de las limitaciones para confirmar su existencia, aún teniendo indicios de dónde verificar que está, sería peligroso para cualquier equipo de investigación humano.

            En los resultados de la reciente investigación sobre la pluma mantélica se muestran algunos datos que confirmarían este fenómeno poco común. La temperatura estimada en esta zona es de entre 650 y 850 °C, siendo más calientes hacia el fondo de la Tierra. El diámetro de esta cavidad sería de aproximadamente 350 km, lo que lo ubicaría hasta la frontera con México. Se estima que se orienta en dirección noreste. Estos resultados son parte de un modelo tomográfico sobre las entrañas de Yellowstone.

 

Yellowstone Pluma .jpg
Nature Geoscience

 

Se cree que las plumas mantélicas son más estables que las placas tectónicas. Esto quiere decir que aunque la corteza se mueva, ellas seguirán en el mismo lugar y el punto caliente se mantendría, aunque ya no esté debajo del mismo terreno. Aunque no hay una división de placas tectónicas sobre los estados de Wyoming, Idaho y Montana, el movimiento tectónico existe sobre toda la corteza.

Quizá dentro de miles de años, cuando llegue la próxima erupción del supervolcán, aparezca una caldera nueva para expulsar el magma. Esta sería una forma de confirmar que sí había una pluma mantélica, aunque quizá ya no quede ningún geólogo dispuesto a documentarlo. La última erupción fue hace 640 mil años y posiblemente pase otro medio millón de años para la siguiente, siguiendo las estadísticas.

También te puede interesar: